http://www.salta.gov.ar/images/uploads/16-08-web-91350.jpg

Salud - La enfermedad se transmite por la ingesta de carne con cocción insuficiente, pero también por jugos y leche sin pasteurizar, frutas y verduras mal lavadas.

Fuente:Prensa Gobierno de Salta

 

La prevención radica en hábitos de higiene y cuidados simples y cotidianos.

El 19 de agosto es el Día Nacional de Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), jornada dedicada a intensificar la información sobre esta enfermedad, que afecta principalmente a niños, adolescentes, ancianos y personas inmunodeprimidas, y las formas de prevenirla.

La fecha fue instituida en el año 2013, como homenaje al médico pediatra e investigador argentino Carlos Arturo Gianantonio, nacido el 19 de agosto de 1926 y fallecido en 1995, quien es reconocido como precursor en la lucha contra la enfermedad.

El SUH es la principal causa de insuficiencia renal aguda y la segunda de insuficiencia renal crónica en la población pediátrica. Además, ocasiona el 20% de los trasplantes de riñón en niños y adolescentes. Se trata de una enfermedad grave, pero prevenible.

Se transmite, principalmente, por alimentos contaminados por varias cepas de la bacteria escherichia coli, que produce una toxina que suele encontrarse en la materia fecal de animales y humanos.

Diversos factores favorecen la enfermedad, como la elaboración de alimentos sin el adecuado manejo, las actividades en el ámbito rural, la exposición al ganado, al ambiente y las aguas de recreación.

Se estima que, en la Argentina, por año, se producen alrededor de 5000 infecciones con echerichia coli y se diagnostican más de 400 casos de SUH. De estas infecciones, un 10% son niños menores de cinco años, los cuales están en alto riesgo por la afección aguda de los riñones y potencial necesidad de trasplante renal.

Alimentos contaminados

Los alimentos que pueden portar la bacteria son, la carne, las hortalizas y los lácteos. Para evitar la contaminación a través de la carne, se la debe cocinar bien, hasta el punto en que desaparece el jugo rosado, sobre todo cuando se trata de carne picada.

Los vegetales y frutas a consumir crudos deben lavarse con agua segura. Se debe evitar consumir jugos no pasteurizados, leche no pasteurizada o productos elaborados con leche sin pasteurizar. También es importante corroborar la fecha de vencimiento de los alimentos elaborados y verificar la integridad de los envases.

Se recomienda adquirir productos de origen animal y vegetal en establecimientos que reúnan condiciones de higiene y habilitación; lavarse las manos con agua y jabón siempre y especialmente después de usar el baño, cambiar pañales, tocar animales, manipular carne y vegetales crudos, antes de cocinar y comer.

Se aconseja utilizar utensilios de cocina diferenciados, para carne cruda y carne cocida. Los alimentos crudos, en especial las carnes, no deben entrar en contacto con los cocidos. Se recomienda consumir agua potabilizada, conservar la cadena de frío de alimentos y evitar que los menores de cinco años consuman chacinados y carnes de faenas caseras. Al descongelar alimentos, hacerlo en la heladera o el horno, nunca a temperatura ambiente.

Síntomas de la enfermedad

El síndrome urémico hemolítico puede manifestarse con fiebre, vómitos, diarrea, heces con sangre, irritabilidad, debilidad y letargo, escasa orina, palidez, hematomas, hemorragias subcutáneas y piel amarillenta. 

Ante la presencia de estos síntomas en menores de cinco años, se recomienda la consulta inmediata con un médico.