LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

 
 
 

Visitantes

Hoy 135

Ayer 183

Esta Semana 511

Este Mes 2165

Total 3672209

Currently are 200 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Natalia Buira

De ESI sí se habla

Por Natalia Buira para El Tribuno de Salta

 

La ley nacional 26.150 de Educación Sexual Integral es del año 2006, fue aprobada por el Congreso de la Nación Argentina, y en Salta el Estado Provincial contando con el apoyo de los grupos antiderechos logró que no se implementen los contenidos del Programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Nación por 12 años. Ahora esos mismos grupos bregan porque no se reforme esta ley, reforma que cuenta con el dictamen favorable de las Comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados de la Nación. Para los grupos antiderechos, promovidos principalmente por las Iglesias Católica y evangélica, la educación sexual integral fue el caballito de batalla utilizado para oponerse a la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, argumentaban que la solución a los embarazos no deseados estaba en la educación sexual integral, pero una vez logrado el objetivo de la no aprobación de la ley de aborto legal, seguro y gratuito; dieron vuelta rotundamente su postura y se niegan a la educación sexual integral usando mentiras y más mentiras sobre lo que se enseñará en las aulas, olvidando estos grupos cristianos el octavo mandamiento del decálogo: "No levantarás falso testimonio ni mentirás".

Grave falencia institucional

Sigue siendo para los sectores antiderechos la sexualidad un tema tabú, un tema prohibido, "De eso no se habla", y el cuco (ser imaginario con el cual se mete miedo) es la ideología de género -no existe tal cosa- se llama perspectiva de género, que significa mirada de género, y por lo tanto no se educa para una sexualidad sana y responsable.

Es claro que la falta de implementación en las escuelas de Salta de la ley de Educación Sexual Integral por responsabilidad del Ministerio de Educación de la Provincia es una falencia institucional grave de la provincia, porque implica el no cumplimiento de una ley nacional y el avasallamiento del derecho de niños, niñas y adolescentes a recibir educación sexual integral de acuerdo a los contenidos elaborados por el Ministerio de Educación de la Nación, falencia institucional que lleva 12 años a la fecha.

La falta de educación sexual integral es un indicador de la baja calidad de la educación en Salta; y aunque fuera una educación de alta calidad (que no lo es) pero no se brindara esta materia sería baja igual, porque la sexualidad hace a la esencia de todo ser humano.

Los cambios

Las modificaciones que ya cuentan con dictamen favorable de las Comisiones referidas de la Cámara de Diputados de la Nación son:

Obligatoriedad: declara a la ley de orden público, lo que significa que los contenidos curriculares serán de aplicación obligatoria en todas las instituciones educativas del país, sean de gestión estatal o privada. Se elimina de esta manera la posibilidad de que cada escuela adapte los contenidos a su "ideario institucional" de lo que se valen las escuelas confesionales para no dictarla.

Laicidad: establece que los contenidos deben ser "laicos y científicos", actualizando sus contenidos a leyes dictadas con posterioridad al año 2006 como la ley de Trata de Personas, Parto Respetado, de Protección Integral contra la violencia hacia las mujeres, Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, todas leyes sancionadas por el Congreso.

Es claro que los grupos antiderechos no quieren que se enseñe a los niños, niñas y adolescentes a cuidarse de que otros puedan abusar de ellos, a no tener noviazgos violentos, a no tener embarazos precoces, a respetar las diversidades sexuales y así evitar la discriminación por orientación sexual y el bullying por este motivo; no desean en definitiva una sexualidad sana y responsable, pero el Estado provincial tiene una gran responsabilidad institucional en saldar esta deuda pendiente. Pronto veremos y escucharemos a los diputados y senadores nacionales nuevamente y observaremos al Ministerio de Educación de la Provincia; así sabremos si representan el avance, el progreso, o el status quo hecho de abusos y silenciamientos, ignorancias y miedos.