LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 87

Ayer 176

Esta Semana 486

Este Mes 2496

Total 3645668

Currently are 50 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

Heraldo y  Margarita: un amor especial

Rosario de la Frontera - Margarita y Heraldo recibieron a El Tribuno después de su boda. Desde hace 15 años que son novios y el viernes sellaron su amor en el Registro Civil.

Fuente:El Tribuno On Line

 

Llenos de amor, respeto mutuo y mucho entusiasmo, para José Heraldo Ruiz (37 años) y Margarita Micaela Apaza (45 años) no hay imposibles; no hay barreras.

Se conocieron en El Tala, cuando ambos acudían a la escuela nocturna integradora, hace más de 15 años y el amor fue creciendo de manera intensa en el establecimiento del lugar. Pese a los comentarios prejuiciosos, ellos solo sabían que se amaban y que querían estar juntos para siempre.

Marcela Coronel, maestra de los flamantes recién casados, fue la primera en apoyar el noviazgo y no dudó cuando ellos, le pidieron, hace 4 meses atrás, que los ayudara a contraer matrimonio.

En diálogo con El Tribuno, Marcela confesó que desde el primer momento siempre los apoyó, al igual que toda su familia.

Saúl Coronel, de 25 años, profesor de educación física, es hijo de Marcela, y juntos son los padrinos de casamiento y ayudaron incansablemente con la organización de la fiesta, en la que trabajaron con todo empeño para darles lo mejor.

"Me decían que era una locura, que no debía meterme ni mucho menos apoyarlos, pero el amor no conoce de discapacidades. Todos tenemos los mismos derechos. Yo ví crecer el amor de los chicos, el que nació en mis clases, y soy testigo de sus sueños, por eso no dudé en darles mi apoyo", relató la profesora Marcela.

Margarita tiene una hija especial llamada María Florentina Guadalupe Apaza, de 17 años, que actualmente vive en la ciudad de Paraná junto a una hermana de Margarita. Ella se la llevó a vivir allí cuando era muy pequeña, ya que en esos momentos era difícil poder criarla. La hija vino especialmente a la pequeña localidad para estar junto a su madre y compartir este momento tan especial. María Florentina confesó que está muy contenta y que Heraldo trata muy bien a su mamá.

María Elvira Apaza, de 68 años, es mamá de Margarita y de 11 hijos más; 5 de ellos viven en la ciudad de Buenos Aires, y trabajan en la gastronomía, al igual que los otros 6 hijos que emigraron a Paraná y trabajan en el mismo rubro. Todos vinieron a la boda de su hermana y le regalaron el espectáculo musical, y se hicieron cargo de preparar la comida para agasajar a los novios e invitados que celebraron en una gran fiesta en el clásico salón de El Tala para más de 200 invitados.

Postura de la Iglesia Católica

Las ilusiones de la flamante pareja se fueron haciendo realidad de a poco y gracias a la ayuda de familiares y amigos que vieron en ellos un sentimiento profundo. Es que el cariño entre Margarita y Heraldo es demasiado evidente. 
Para dar cierre final a su amor, la pareja también soñaba con entrar de blanco a la Iglesia, y sellar su amor ante Dios, pero ante la negativa de la institución, el padre Rubén Erazo, sólo pudo darles una bendición, respetando los cánones de la Iglesia.
El Tribuno consultó al párroco Víctor Yurquina, de Rosario de la Frontera, a qué se debía esta negativa de poder casarlos formalmente. Manifestó que “dentro del espíritu de la Iglesia Católica, no está ponerle piedras a nadie, pero sí queremos que las cosas se hagan como corresponde; tenemos que ser justos y correctos. No permitimos el uso del sacramento porque hay que tener pleno uso de capacidades”, afirmó Yurqui