LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 1

Ayer 139

Esta Semana 140

Este Mes 3049

Total 3619735

Currently are 104 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

 

Adrián Quiroga

Adrían Quiroga

 

 

La noticia ya recorrió el país. Y mientras los metanenses todavía no salen de su asombro por lo ocurrido, comenzaron a aparecer testimonios de vecinos que aseguran que recibieron sanaciones a sus dolencias y enfermedades luego de visitar y orar frente a la denominada "Virgen que llora".

Hoy se cumple un mes de este misterio que plantea muchos interrogantes y que tiene como testigos a muchas personas, que vieron derramar lágrimas a la imagen de Rosa Mística. La artesanía está confeccionada con yeso y mide alrededor de 50 centímetros del alto. Se encuentra en la humilde vivienda de doña Rosana Mendoza, quien reside en la calle José Hernández 173, del barrio Marco Avellaneda, en la zona este de la ciudad.

"Me está ayudando"

Desde que ocurrió el tan extraño como sorprendente suceso, miles de fieles de Metán y de otras localidades de Salta y de otras provincias llegaron al lugar a visitarla.

"La Virgen que llora es muy milagrosa, a mí me está curando, me está ayudando mucho. Me sanó dos heridas que me sangraban desde hace más de un año por una operación, me alivió de la terrible artritis que padezco desde 2006 y ya no estoy tomando la medicación. Pude volver a movilizarme y hasta fui caminando a visitarla para darle las gracias", dijo doña María Salazar, de 67 años, madre de siete hijos que reside en el barrio Marco Avellaneda.

"La enfermedad que sufro provoca fuertes dolores. Ya no me podía ni moverme, tampoco higienizarme y desde que visité por primera vez a la Virgencita comencé a sentir un gran alivio. Además, me operaron en abril del año pasado de la vesícula y tengo dos heridas que no sanaban, a pesar de las curaciones seguían sangrando. Y ahora me curé gracias a la generosa Madre. Es un milagro", destacó la mujer, que no paraba de llorar mientras relataba lo ocurrido a El Tribuno.

"Hay que tener fe y la Virgen les va a conceder un milagro. Para eso hay que rezarle mucho. Esta es una gran bendición para el pueblo de Metán", dijo Salazar.

La mujer, que se jubiló como mucama del hospital Del Carmen, dijo que visitó a la Virgen que llora luego del primer suceso y aseguró que su vida cambió y comenzó notoriamente a mejorar su salud.

Otro testimonio

"Esta Virgen es muy milagrosa. Ya cambió mi vida y me hizo volver a creer y a tener fe. Ya hizo muchos milagros y sanaciones para personas enfermas de Metán y de otros lugares que hoy la siguen visitando para agradecer", dijo por su parte Jesús Alejandra Navarro, quien es hija de doña María Salazar.

La mujer dijo que va a rezar todos los días frente a la pequeña imagen y que había dejado de creer en Dios luego de la muerte de un sobrino en un accidente y de sufrir otras pérdidas familiares.

"Mi hijo de 11 años tiene asma. Fuimos a ver a la Virgen y mejoró mucho, cada día sigue mejorando y siente un gran alivio. Lo de mi madre es un milagro y también curó a una sobrinita que vino desde Rosario de la Frontera y tenía testes en las manos desde hace años", aseguró Navarro, entre sollozos.

La imagen sigue llorando

Desde hace un mes, la imagen de la Virgen Rosa Mística ha llorado en varias oportunidades con lágrimas cristalinas y la mayoría de las veces de un color rojizo, que claramente parecían sangre.

Por eso es que actualmente la imagen tiene el rostro manchado de ese color extraño.

Debido a lo ocurrido, el pequeño comedor de la familia Frías-Mendoza se convirtió en un nuevo e improvisado santuario de Metán.

Los vecinos de distintos barrios y de otras localidades llegan en gran cantidad y esperan su turno para poder ingresar a prenderle velas, pedirle milagros y rezar.

Todo comenzó el pasado 5 de abril a las 8.30, cuando Rosana Mendoza estaba limpiando su casa cuando pudo ver que la Virgen estaba llorando.

Un llanto desconsolado

"Me puse a llorar desconsolada, me agarraron escalofríos, porque primero tenía un poco de sangre en el ojo derecho y luego derramó con el otro", aseguró Rosana.

"La Virgen siguió llorando en todo este tiempo. La última vez fue la semana pasada. Incluso una persona le había limpiado la cara, pero se volvió a manchar. Hay muchos testimonios de sanaciones", agregó.

Y mencionó el caso de una mujer a la que habían operado porque no podía ver y llegó desde Buenos Aires. Ella pudo recuperar la vista y va a volver a Metán para dar gracias. Los milagros ocurren cuando los fieles vienen con una fe especial y ella se los concede", destacó la mujer. Y concluyó contando: "Esto cambió nuestras vidas para bien. Ahora se reza el rosario todos los días a las 15 y a las 20. Y los horarios de visi ta son de 15 a 20".