LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 84

Ayer 160

Esta Semana 1434

Este Mes 3778

Total 3602378

Currently are 126 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

El empresario de tan solo 21 años, desarrolla con éxito el negocio de la agricultura y la ganadería.Es uno de los pocos que realiza esta práctica sustentable y en favor del ambiente.

Tomas Olmedo, de 21 años de edad, trabaja actualmente en las fincas de su abuelo, don Alfredo Olmedo, productor ganadero y agropecuario, quien es uno de los hombres más querido y respetado en la Ciudad Termal junto a su esposa, conocidos además por su accionar solidario para con muchas instituciones tales como el Cuerpo Infantil de la Policía.

El joven es la mano derecha de su abuelo, y está a cargo del negocio familiar, el cual desarrolla con éxito gracias a su experiencia, ya que trabaja en el mismo desde los ocho años.

A pesar de ser uno de los herederos, empezó a trabajar muy desde abajo como un peón rural más, de los que se inician en estas prácticas.

En diálogo con El Tribuno, Tomás relató cómo lleva a cabo su exitoso trabajo, modelo para muchos agricultores.

"En Lajitas, cuando voy al campo, estoy durante tres días y recorro a diario el lugar durante dos horas, estoy como encargado de la parte productiva de la empresa, más allá que tengo mis tres asesores, un ingeniero y dos veterinarios, nadie nace sabiendo, por eso trato directamente con ellos".Sorpresa de la naturaleza

Hace unas semanas atrás, en la finca de Yatasto, la cual también está bajo su cargo, nacieron vacas cuatrillizas de manera natural, el fenómeno pocas veces visto, fue noticia nacional e internacional, en ese sentido, el joven señaló que, "fue un parto normal, y fue una obra de la naturaleza, lo llamativo fue que nacieron un par de gemelas, totalmente idénticas las unas a las otras, por suerte ahora están en perfecto estado, cuando nacieron, le pusimos una pesebrera para que duerman, y ahora le estamos haciendo un corral para ellas, de día salen a caminar y de noche duermen en unos cuartos especialmente calefaccionados para ellas".

Un largo camino recorrido

Tomás Olmedo empezó a trabajar desde muy pequeño y se inició en los cultivos de aceituna en La Rioja, "siempre viví en Salta capital, lugar donde vive mi madre, y cuando era chico se presentó la oportunidad de ir a La Rioja, y me fui a vivir solo a los 16 años, de mañana iba a la escuela y de tarde trabajaba de peón rural".

"Pero antes de irme a trabajar y estudiar allí, el primer trabajo que tuve fue a los ocho años. Mi padre siempre con buena fe, estábamos plantando unos plantines junto a los otros peones, y él les dijo; acá les dejo a Tomás para que le enseñen", recordó entre risas, luego, continuó, "recuerdo que ese día hacía mucho calor, y por dentro me enojé un poco, me decía a mí mismo si tenía que estar ahí atando plantas con palos para que crecieran rectas, pero hoy de grande, lo pienso, y le agradezco que me haya criado así, y más cuando a los dieciséis me mudé a los campos de ahí, me arrepentía de no haber ido antes, porque ahí te das cuenta del tiempo que uno pierde cuando es chico, más allá de que hay que disfrutar la infancia".

El ejemplo de Messi

"Pero mi padre siempre me ponía el ejemplo de Messi, que él también empezó a trabajar a los ocho años, si bien era un deporte, pero era lo que él quería para su vida, y yo en ese sentido, siempre supe que este era mi lugar, el campo, siempre quise trabajar con mi padre o con mi abuelo", dijo con absoluta convicción.

Respecto sobre qué es lo que más le atrae del campo, el empresario dijo: "Me gusta mucho la parte de ganadería porque es muy desafiante constantemente, y la parte de agricultura, me gusta llegar a la eficiencia", en ese sentido, explicó que, "el otro día, unos conocidos me preguntaban si cómo crecería, y lo que creo es que la manera de crecer hoy en día es de manera vertical no lateralmente, o sea, no salir a sembrar más, porque la escala ya está, ahora busco ser más eficiente con lo que ya tenemos, y de esta manera lograr subir el promedio de rinde, y a la vez bajar el promedio de costos. Este es un trabajo que requiere sus años, y la idea es trabajar con agricultura de precisión".

"Nosotros tuvimos un cambio importante a fines de los años noventa y principios del dos mil, que fue la llegada de la siembra directa, antes de esto, se labraba el suelo con rastras, arados, etcétera, y después se pasó a la siembra directa, esta no lleva ningún tipo de rastra ni arado ni preparación del suelo, sino que para sembrar solo se necesita una sembradora y nada más", detalló.