LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 47

Ayer 38

Esta Semana 455

Este Mes 1435

Total 3584503

Currently are 37 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Una agente de la Policía de la Provincia, que se venía desempeñando en la Subcomisaría de El Galpón, denunció por violencia de género al jefe de la dependencia.

Se trata de Fabiola Analía Frías, de 36 años y madre de tres hijos; quien radicó la denuncia en la misma Subcomisaría del pueblo y luego tomó intervención la Fiscalía Penal 1 con sede en Metán.

La agente se desempeña desde hace cinco años en la fuerza. En la denuncia aseguró que el subcomisario, José Omar Rivadero, quien es jefe de la dependencia, desde que se hizo cargo del lugar, permanentemente la maltrataba.

Dijo que se refería a ella diciéndole inútil y llamándola por el número 22, por decirle loca.

En la presentación Frías destacó que tiempo antes había sacado licencia médica por estrés y que se encontraba con alta laboral, pero no médica. La agente señaló que para Rivadero sus opiniones no contaban y que la hacía a un lado de sus compañeros.

La mujer dijo que en una oportunidad decidió hacerle frente y le preguntó por qué la trataba mal, porque aunque hacía las cosas bien y todo lo que se le ordenaba, se refería en forma despectiva hacia ella.

"Querés que te felicite, yo a todo el mundo trato igual", aseguró Frías que le contestó el subcomisario Rivadero.

La agente dijo que en esos momentos cumplía la función de jefe de guardia y que de inmediato la sacó de su lugar de trabajo, para asignarle el puesto denominado de servicio. "Me dijo que para lo único que servía era para limpiar", remarcó la mujer en la denuncia penal que redactó.

Relató que en una oportunidad sacó carpeta médica debido a que una de sus hijas se encontraba enferma y que al reincorporarse su superior la citó en su despacho para retarla y tratarla mal.

Aseguró que uno de los motivos de los malos tratos era por sacar licencia médica y que cuando se reincorporaba la hacía limpiar toda la dependencia, con la excusa de que iba a llegar una supervisión.

Dijo que eso ocurría todos los días y que eran pretextos para que se mantuviera todas las horas de trabajo limpiando la Subcomisaría.

Permanentes cambios de guardias

Además aseguró que la cambiaba constantemente de guardia y que el subcomisario mandaba a sus subalternos a que la notificaran en privado para que nadie escuche las novedades en su contra.

Frías dijo que el jefe de la dependencia de El Galpón le llamaba la atención hasta por su forma de vestir, debido a que como tenía que limpiar, fue en ocasiones a trabajar con ropa deportiva, para hacerlo con mayor comodidad.

Aseguró que Rivadero de inmediato le llamaba la atención y que hacía dejar constancia en el libro de guardia. Luego le ordenaba que regresara a su domicilio a cambiarse.

La agente dijo que siempre estaba buscando excusas para tratarla mal, ya que en la dependencia hay otros policías trabajando con ropa de civil.

Frías sostuvo que se siente mal, que está enferma por esa situación y que es víctima de discriminación. Además dijo que fue prácticamente excluida del grupo de trabajo por órdenes de Rivadero.

Tiene problemas de hipertensión

En la denuncia dejó constancia de que en varias oportunidades, al salir de trabajar, tuvo que ir al hospital de la localidad, porque se le había subido la presión debido a los malos tratos que venía sufriendo.

El Tribuno se comunicó con el subcomisario Rivadero, quien dijo que por su condición de jefe no va a hacer declaraciones a la prensa.

También manifestó que sus superiores ya tienen conocimiento de la situación y que está interviniendo la Justicia para que el caso se esclarezca como es debido.

Un hecho parecido en la Unidad Carcelaria

En marzo pasado una guardiacárcel denunció en el Servicio de Asistencia a la Víctima y Oficina de Orientación y Denuncia del Ministerio Público Fiscal de Salta capital que el director de la Unidad Carcelaria 2 de Metán le pidió favores sexuales para cambiarla de sector en ese penal del sur provincial.
Se trata de la sargento Silvana Moreno, de 41 años y madre de una nena de 9 años, quien en la presentación dijo que fue víctima de violencia de género por parte de su superior, el ahora exdirector del penal metanense Héctor Omar Ocampo, quien en su momento negó categóricamente las acusaciones.
La mujer denunciante aclaró que el denunciado se había incorporado en la dirección del penal en enero de este año y que entonces le pidió verbalmente el cambio de sector.

En la presentación ante el Ministerio Público aseguró que Ocampo le dijo textualmente: “Mirá, el viernes te vi caminar por la vereda de la Unidad, yo iba detrás de ti y no me animé a hablarte. Aquí todo tiene precio. ¿Vos querés un cambio de sector?, yo también quiero un montón de cosas. Qué te parece si la pasamos bien, yo no conozco Metán, organizalo vos, buscá un lugar, lo pasemos lindo. Vos ya sabés, que no haya gente conocida, que no nos vean y allí podemos hablar del cambio que me pedís”.
En ese momento Moreno dijo que le contestó que le estaba faltando el respeto y que ella tenía buena conducta.

“¿Yo he trabajado toda mi vida para que usted me venga a decir esto?, si quisiera llevar otra vida no estaría aquí uniformada”, detalló la sargento que le respondió al director del penal de Metán.
Luego, en la denuncia formal, aseguró que Ocampo se miró sus partes íntimas y le dijo: “Mirá cómo se me pone cuando te veo a vos; vos me gustás; ¿cuál es el problema?, yo soy hombre y vos sos mujer”, aseguró que insistió el hombrea pesar de estar en horas de trabajo, vistiendo ambos el uniforme reglamentario y de ser su superior, por lo que debía respeto.