Con pecheras verdes que tenían pintadas sus manitos y un corazón, los alumnos de quinto grado de la escuela General Manuel Belgrano, hicieron la promesa de proteger el medio ambiente.

El emotivo acto se desarrolló el miércoles pasado, en el Día Mundial del Medio Ambiente.

En el turno tarde, alrededor de 60 chicos hicieron la promesa, juramento que fue tomado por la directora, Adriana Doncella.

Las coordinadoras del proyecto fueron las profesoras Silvina Díaz y Silvia Alejandra Hernández, quienes hicieron diferentes actividades, como salidas de campo, charlas educativas e investigaciones con los alumnos de los quintos grados "C" y "D".

Lo que dice la Ley 8.011

La docentes explicaron que la iniciativa se basa en la ley 8011/17, que en su artículo 1, establece que los alumnos de quinto grado del ciclo primario de los establecimientos educativos de la provincia de Salta, llevarán a cabo un acto de promesa de cuidado ambiental, los días 5 de junio de cada año o el siguiente día hábil si aquél no lo fuera.

La misma tiene como finalidad que los niños se comprometan con la causa ecologista, siendo el objetivo máximo de la promesa ambiental el de sellar en su mente y corazones el compromiso y la responsabilidad para con su entorno.

"Como preparación para concretar la promesa los alumnos de quinto grado C y D, llevaron a cabo actividades de aprendizaje y concientización sobre protección del ambiente. Aprendiendo y tomando conocimiento de la importancia de su cuidado, para la calidad de vida propia y ajena. Los niños pudieron realizar una promesa consciente y responsable", destacaron Hernández y Díaz, en la interesante iniciativa.

La edad apropiada

Recordaron que para la autora de la ley nacional, a la cual adhirió la Provincia de Salta, la diputada nacional por la provincia de San Juan, Amanda Díaz, es apropiado que los niños de 10 y 11 años puedan hacer esta promesa, porque es cuando tienen más aprensión y toman muchas cosas como máximas, por lo que prometer cuidado y protección al medio ambiente será fuerte y movilizante, lo que recaerá en beneficio de su formación y posterior aplicación como ciudadano responsable.

"El proyecto se viene desarrollando con varias actividades, desde el inicio de clases, en las áreas de las Ciencias Naturales y Sociales, con los ecosistemas, sobre el suelo, el clima, las temperaturas, las precipitaciones y su influencia en la flora y la fauna autóctona, entre otros temas", dijo Hernández a El Tribuno.

También trabajaron sobre el medio ambiente y la contaminación y hubo una charla educativa a cargo de Eloy Hernando, encargado del área de Medio Ambiente de la Municipalidad.

Kokedamas caseras

También los niños armaron hermosos kokedamas para aprender y concientizarlos sobre cómo preservar especies y luego transplantarlas, lo que estuvo a cargo de Maximiliano Brain.

Para los que no conocen las kokedamas son unas macetas orgánicas realizadas con una suerte de tejido manual para que contenga la tierra que alberga a una planta.

También armaron cestos de basura, para clasificarlas y afiches, maquetas y folletos sobre la temática, para llegar a toda la comunidad.

Las docentes agradecieron el apoyo de la directora Doncella y de la vicedirectora, Blanca Pulitta, por el apoyo al proyecto; y el acompañamiento y compromiso de los padres.

En el emotivo acto del miércoles los alumnos recibieron sus diplomas y los kokedamas que armaron con sus propias manos. "Con esto recordarán para siempre el compromiso público asumido para el cuidado del medio ambiente", destacaron Díaz y Hernández.