La comunidad de Rosario de la Frontera inició una experiencia innovadora en el interior de la provincia, a través de la creación de un espacio de encuentro libre de discriminación, con un paradigma igualitario, el cual apunta a romper patrones socioculturales.

Se desarrolla en las instalaciones del Concejo Municipal de la Mujer, los días jueves, a partir de las 21 horas.

La iniciativa está basada en la Ley 26.061, de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Esta norma tiene por objeto la protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes que se encuentren en el territorio de la República Argentina, para garantizar el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de aquellos reconocidos en el ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte.

Los derechos aquí reconocidos están asegurados por su máxima exigibilidad y sustentados en el principio del interés superior del niño.

"Nosotros hemos creado un espacio libre de discriminación, en el que se respete la diversidad de género. Desde este lugar trabajamos todo lo que tiene que ver con los estereotipos y con la aceptación", expresó a El Tribuno, José Matías Calderón, director de Acción Social de la Municipalidad de Rosario de la Frontera.

"En estos encuentros van surgiendo distintos temas y estamos sorprendidos por la buena respuesta que estamos teniendo porque se armó un grupo muy interesante. Lo que demuestra que este lugar y este espacio eran muy necesarios en la comunidad", destacó.

Este lugar contiene a personas de distintos sexos y edades. "Estamos muy conformes. En el primer encuentro, por ejemplo, participaron chicas de entre 16 y 17 años que pertenecen a un equipo de fútbol y nos planteaban que las categorizaban de lesbianas o "machonas". Por eso hablamos de los estereotipos que por ahí se generan alrededor de una manera de vestir o de un deporte, por una cuestión cultural", sostuvo por su parte, Vanesa Chaud, coordinadora del Consejo Municipal de la Mujer.

"Este espacio es para que se expresen, para que se reconozcan quienes son los otros actores sociales. Por ahí se escucha decir que porque alguien tiene otra orientación no le permiten ingresar a un boliche, por eso en uno de los encuentros hablamos sobre ese tema y la discriminación", remarcó.

Calderón dijo que desde el municipio se busca analizar las conductas discriminatorias, "como en el caso de las personas que son discriminadas hasta por su forma de vestir".