LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 90

Ayer 102

Esta Semana 267

Este Mes 866

Total 3550723

Currently are 148 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Medio ambiente - El Gobierno nacional envió un proyecto para que sea incluido en la reforma del Código Penal.

Fuente:LaGacetasalta.com - Imagen Ilustrativa

 

 

Los desmontes ilegales siguen siendo tema de agenda para el Gobierno Nacional que ahora busca que sean considerados delitos penales e incluidos en el Código Penal, por lo que envió un proyecto a tal fin.

El Ministerio de Ambiente de la Nación envió esta semana la propuesta para incluir dentro de los delitos ambientales a la deforestación ilegal con penas que estarán entre los seis meses y los tres años de prisión, e incluye agravantes que podría elevar el castigo a cinco años y que no sea excarcelable.

Según refleja Infobae, el secretario de Política Ambiental, Cambio Climático y Desarrollo Sustentable,  Diego Moreno, confirmó la noticia y remarcó que "en 2016 el 50% de los desmontes se produjo en terrenos donde las zonas eran rojas y amarillas”. 

En el ordenamiento territorial que establece la Ley de Bosques, se establece que cada provincia debe determinar las zonas rojas, que contienen los bosques que no deben sufrir ninguna transformación; amarillas, a los que presentaban alguna degradación, pero pueden ser restaurados, y verdes, a los sectores en los que, con permiso previo, se pueden realizar desmontes.

"Estamos trabajando en un proyecto de acción penal específicamente para bosques junto a la Comisión de Reforma del Código Penal. Bajo el título ambiental una de las figuras penales que se incorporan es la deforestación ilegal o la degradación de bosques nativos. Ese trabajo ya se envió a la comisión", señaló Moreno.

Argentina es uno de los países que más bosque nativo ha perdido en las últimas dos décadas, así lo reflejan las cifras preliminares recientemente dadas a conocer acerca del desmonte realizado el año pasado, elaboradas por Greenpeace, que constataron que la tendencia continúa. 

El desmonte de bosque nativo se mantiene en unas 130.000 hectáreas y la mitad de la superficie por donde pasaron las topadoras corresponde a zonas en donde está prohibida la actividad, según el ordenamiento territorial que cada provincia realizó.

"La superficie desmontada durante 2017 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco fue de 128.217 hectáreas. Casi la mitad la deforestación se produjo en bosques protegidos por la normativa (clasificados en las Categorías I – Rojo y II – Amarillo), alcanzando las 59.541 hectáreas", sostiene el trabajo realizado por la organización ambientalista.

El bosque chaqueño, segundo en importancia mundial después del Amazonas y con la mayor biodiversidad de América del Sur, es víctima de la tala indiscriminada. "La falta de regulaciones y la ausencia de políticas de control, han colocado a la región chaqueña dentro del top 11 de lugares con mayor deforestación del mundo. La desidia es tal, que en los últimos 35 años ya se perdieron 12 millones de hectáreas de zonas boscosas, aproximadamente un 20% del total de su superficie", indicó la ONG mediante un comunicado.