LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 54

Ayer 132

Esta Semana 585

Este Mes 2595

Total 3645767

Currently are 54 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

Tensión y violencia en el corte de la ruta 50 por los despidos en El Tabacal

Corte en la Ruta 50 - Los encapuchados se impusieron en la pulseada violenta de ayer en la ruta 50. El saldo de un día infernal fue: 28 policías heridos, 5 móviles y 1 ambulancia destruidos.Además, hubo 9 demorados y, sin embargo, hasta anoche continuaba el corte.ULTIMO MOMENTO - Nuevo corte de la ruta 50

 Fuente: El Tribuno On Line

 

Laura Álvarez Chamale

 

Luego de anunciar el despido de más 160 trabajadores el Ingenio El Tabacal, con la excusa de no cerrar la planta azucarera (tal como lo hizo a fines de enero el Ingenio San Isidro dejando a 800 empleados en la calle), todo fue conflicto entre el Sindicato de Trabajadores del Azúcar (STA) y los empresarios. Los cortes en la ruta 50 son, desde hace una semana, la regla y no la excepción. Sin embargo, la pulseada tuvo ayer su punto más álgido con hechos extremadamente violentos que terminaron con 28 policías heridos, 5 de los cuales están en terapia intensiva, y nueve personas detenidas. Las balas y las pedradas se oían con eco en la infernal tarde de Hipólito Yrigoyen, donde los vecinos no tuvieron ni un minuto de paz. Los encapuchados, armados con piedras y palos, destrozaron todo cuanto tenían al frente y nadie pudo circular ni siquiera por los caminos alternativos.

"Nos querían matar"

La violencia tomó tal punto de ebullición que una ambulancia de Pichanal que trasladaba a tres policías con fracturas de cráneo, nariz y pómulo al hospital de Orán quedó destrozada y casi matan a golpes al chofer y al enfermero. "Íbamos en la ambulancia trasladando a tres policías heridos en el enfrentamiento en la ruta 50, ellos llegaron al hospital heridos y los íbamos a llevar a Orán, pero intentando cruzar el corte se dieron cuenta de que llevábamos policías y nos cocinaron a pedradas y palazos. No querían que pasemos, nos iban a matar, nos golpearon mucho, nos reventaron las ruedas y los vidrios, y así llegamos a Yrigoyen en llantas, huyendo de estos delincuentes. No son trabajadores del ingenio, son verdaderos delincuentes", contaron los trabajadores de la Salud. "Tuvimos que dejar la ambulancia en el hospital de Yrigoyen porque no sirve más, y nosotros tenemos vidrios en los ojos, en los oídos, hemos arriesgado la vida realmente. Estábamos cumpliendo con el deber, trasladábamos policías como podríamos haber llevado a uno de ellos, pero se ve que están dispuestos a matar", aseguraron.

Sigue la medida de fuerza

El corte en la ruta nacional 50 a la altura de Hipólito Yrigoyen no fue levantado ayer luego de la intervención de Infantería de la Provincia, en medio de graves incidentes y denuncias de represión. La tensión aumentó desde el jueves, cuando retomaron los cortes de ruta de manera total, deteniendo la libre circulación de cientos de automovilistas y camioneros que se movilizaron por el feriado de carnaval e incluso a quienes iban a llevar ayuda a los afectados por las inundaciones.

Según informaron, hubo una orden emanada del Juzgado Federal Subrogante para que la Policía realizara el procedimiento de liberación de la ruta 50. El parte de la Policía informó que casi 500 personas arremetieron violentamente contra los efectivos, que no eran más de 70, luego de que un grupo de manifestantes se opusieran a cumplir la orden de despeje. "Ante el operativo policial que se dispuso entre varias áreas operativas de la institución, los manifestantes reaccionaron violentamente y se alzaron contra los uniformados lanzando gran cantidad de elementos contundentes", dice el parte oficial.

Grupos tácticos de la Policía trabajan en la zona de manera preventiva. Los operativos son supervisados por el jefe de Policía, Mauricio Silvestre, y las máximas autoridades de la Unidad Regional 2 de Oran.

Por el momento los manifestantes mantienen la postura de no liberar la ruta, lo que genera un perjuicio para el resto de personas ajenas al reclamo.

Cinco en terapia intensiva

Los 28 policías heridos, 5 de gravedad, debieron ser socorridos y trasladados por un camino alternativo que conduce a Tabacal. Algunos fueron asistidos en Pichanal y otros derivados al hospital San Vicente de Paúl, de Orán. Por el caso hubo nueve demorados, siete mayores, entre ellos una mujer, y dos menores.

En medio de este escándalo de violencia, el secretario de Seguridad, Jorge Ovejero, dijo: "Por ahora estamos asistiendo a nuestros heridos y nos retiramos de la zona del corte para que no haya más tensión".

Consultado sobre las denuncias que hubo sobre policías que ingresaron a domicilios cercanos, afirmó: "No hay constancia de eso, se están diciendo muchas cosas que no son ciertas. Nuestro personal retrocedió por la avenida principal de Yrigoyen".

El tema es que a las 15, cuando unos 70 efectivos de la Unidad Regional 2 fueron a despejar la ruta 50, los manifestantes se abroquelaron y avanzaron sobre ellos.

"Cuando vimos que nos superaban en número y nos arrojaban piedras y elementos contundentes retrocedimos hasta resguardarnos", dijo Ovejero.

El número 2 del Ministerio de Seguridad afirmó que la gente actuó encapuchada y por ese motivo no lograron identificar a nadie.

Restablecer la paz

El intendente de Hipólito Yrigoyen, Jorge Gallardo, y el padre Rubén se reunieron con funcionarios del Gobierno provincial para intentar restablecer la paz en esta comunidad castigada por la violencia y el desempleo. El intendente Gallardo, el ministro de Gobierno, Marcelo López Arias, y el secretario de asuntos municipales, Miguel Calabró, se encontraban reunidos ayer, ante los preocupantes sucesos ocurridos por la tarde en la localidad de Hipólito Yrigoyen.

El intendente, que al momento del enfrentamiento se encontraba reunido con otras autoridades provinciales, fue informado de la orden judicial de desalojo de la ruta 50. Por ello, y de manera inmediata, se estableció la reunión con el ministerio de Gobierno, a fin de solicitar que cese el accionar policial con el fin de restablecer la paz social en la comunidad.

A su vez, Gallardo solicitó la pronta negociación con los trabajadores y las autoridades policiales, y también se le pidió al padre Rubén que haga de intermediario para tranquilizar a las personas que están en el corte y que se han encapuchado para ejercer una violencia sin límite amparados por el anonimato.