LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 20

Ayer 121

Esta Semana 799

Este Mes 2573

Total 3669041

Currently are 140 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Fuente: El Tribuno On Line

 

“No dudando del beneplácito de V. E. he organizado una división de caballería compuesta de dos escuadrones de a dos compañías, cada una de cien plazas, y he dispuesto se les instruya en todo lo necesario al desempeño del servicio de infantería, para que puedan ser ocupados así a pie como a caballo, con la denominación de División Infernal de Gauchos de Línea. A la fecha se halla con la fuerza que manifiesta el Estado que adjunto a V. E. armada por ahora con fusil y bayoneta. Su disciplina es ya regular en una y otra arma, tanto que la considero suficiente para el desempeño del servicio en campaña y en guarnición”. 
Con estos fundamentos, el general Martín Miguel de Güemes, gobernador de la provincia de Salta en 1815, expresaba que convenía reunir en un cuerpo orgánico a los gauchos, que hasta ese entonces habían combatido desinteresadamente por la libertad de la Patria. Sin embargo, el gobierno central porteño se negaba a su creación.
Güemes “le pidió autorización correspondiente al poder central en Buenos Aires, mediante una nota, para la creación del Cuerpo de Infernales, pero se la denegaron porque no lo veían necesario”, explicó a El Tribuno el teniente coronel Álvaro José Cornejo Diez, jefe del Regimiento Quinto de Caballería de Infernales del Ejército. 
Pese a la negativa, el general Güemes decidió continuar con la creación, dado que ya tenía organizadas e instruidas sus milicias y quería darles un aspecto más formal. 
El oficio de la creación del cuerpo de Infernales por parte del general Güemes data del 12 de septiembre de 1815. Mientras que la creación ya del Regimiento Quinto de Línea data del 10 de julio de 1826. Actualmente es denominado Regimiento Quinto de Caballería. Está destinado en Salta y adoptó, con el tiempo, el nombre de General Martín Miguel de Güemes.


Organización y vestimenta

En 1815 el Cuerpo de Infernales de Güemes o los gauchos de milicia estaban divididos en escuadrones, batallones, con distintos asientos en ciudades como Orán, en los Valles Calchaquíes y la capital salteña.
Inicialmente el cuerpo estaba conformado en su mayoría por milicias gauchas. Está documentado que los infernales superaban los 6.000, entre oficiales y suboficiales. Se trataba de un número mucho más grande que el actual, ya que el regimiento hoy está conformado por unos 400 hombres. 
“El general Güemes había adoptado el sistema de emplear a los Infernales cuando eran necesarios para una actividad de combate, custodia de la frontera. En ese momento la frontera no tenía los límites actuales del país, sino que se extendía hacia el Alto Perú, no estaban claros. El general crea las milicias con el objetivo de defender la frontera norte”, relató Cornejo Diez.
La indumentaria más típica por la que se conoce a los infernales es una chaqueta roja de mangas largas, chiripa, bombacha blanca, botas de descarne, cinturón y gorro de manga.
No obstante este uniforme “no es el original con el que se crean las milicias gauchas, porque en ese entonces no había capacidad para confeccionar uniformes, recursos ni cantidad de tela, ni calidad. Era un poco mas informal la vestimenta”, explicó Cornejo Diez. 
En esa época los infernales empleaban técnicas como manejo de sable, lanza y cuchillo. “Era un ejército no regular. No había en el país capacidad para fabricar armamentos. Era de tipo rústico el armamento. Sí eran gauchos muy diestros para el armamento a caballo, para montar. Tenían capacidad para moverse rápidamente en distintos lugares. También manejaban fusil pero, sobre todo, tenían una gran destreza para combatir a caballo”, recalcó. 

 Festejo

Mañana es el aniversario de la creación del Regimiento de Caballería 5. Para festejar esta fecha se anunció que el regimiento realizará una formación interna a las 17.30, con arrío de bandera y entrega de reconocimientos en las instalaciones del Ejército, ubicadas en la avenida Arenales frente al Campo Histórico de la Cruz.