LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 91

Ayer 115

Esta Semana 782

Este Mes 1680

Total 3661041

Currently are 173 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

La memoria de Manuel J. Castilla quedó inmortalizada en la Biblioteca Nacional.

Cultura - La memoria de Manuel J.Castilla quedó inmortalizada en la Biblioteca Nacional.

Fuente: Prensa Gobierno de Salta

 

Fue colocada una placa recordatoria en el acceso a la Biblioteca Nacional. El ministro de Turismo de Salta Juan Manuel Lavallen la definió como un “merecido espacio” el célebre autor salteño.

Al cumplirse los cien años del nacimiento de Manuel J. Castilla, fue instalada ayer una placa homenaje al talentoso escritor en la plazoleta de acceso a la Biblioteca Nacional, ubicada en Agüero 2502 de la Ciudad de Buenos Aires.

En el acto se leyeron fragmentos de la obra “El Gozante”, a cargo de Barber; seguido por la Conferencia “Manuel J. Castilla: de lo americano a lo universal”. Para finalizar, el poeta Julio Salgado ofreció un recital de poemas de Castilla.

Por gestiones realizadas por el Ministerio de Cultura, Turismo y Deportes, la placa quedó instalada en el acceso a esta importante institución, que se distingue no sólo por el patrimonio que resguarda y por la cantidad de visitas que recibe, sino también por ser un ícono arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires.

Allí, recibiendo al público, quedará por siempre plasmado el recuerdo del influyente poeta salteño.

El acto se desarrolló con la presencia del ministro de Cultura, Turismo y Deportes de la Provincia de Salta, Juan Manuel Lavallen; del secretario de Cultura, Sergio Bravo; el director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel; de la subdirectora, Elsa Barber; del representante de la Academia Argentina de Letras, Santiago Sylvester; y de diferentes personalidades de las letras y la cultura salteñas.

Manuel José Castilla

Nació el 14 de agosto de 1918, en la casa de la estación ferroviaria de Cerrillos, donde su padre era jefe. A los 18 años, y ya habiendo hecho sus primeras experiencias poéticas,  comenzó a trabajar en El Intransigente, el diario salteño fundado en 1920 por David Michel Torino. En la redacción, que durante 35 años compartiría con Raúl Aráoz Anzoátegui, Miguel Ángel Pérez, Walter Adet, Jacobo Regen, entre otros, comenzó por escritos menores, hasta llegar a ser uno de sus más refinados columnistas.

Trabajó como titiritero, primero con Jaime Dávalos y luego con Carlos “Pajita” García Bes. Integró el movimiento La Carpa, fundado en Tucumán, que aglutinó durante los años cuarenta a los grandes poetas del noroeste argentino. Se desempeñó, también, como Director de la Biblioteca Provincial “Victorino de la Plaza” (1973-1975).

Su talento estuvo consolidado por una gran formación, nutrida principalmente de los clásicos castellanos y otras fuentes de la literatura universal. La poesía de Castilla es una poesía de alto vuelo poético, ligada al paisaje y al hombre. En su escritura convergen narración, poesía y mito. La conciencia social trazada por Castilla en su producción lírica y narrativa es fundante en la literatura del NOA, y posteriormente otros escritores retomarán esta mirada.

Escribió la letra de muchas obras musicalizadas por su inseparable amigo, el Cuchi Leguizamón, hoy clásicos pero que en su momento contribuyeron a la renovación del folclore argentino. Los aportes de Castilla en ese sentido pueden enmarcarse dentro del Movimiento del Nuevo Cancionero.

Su obra literaria fue largamente celebrada y premiada. En 1957 obtuvo el Premio Regional de Poesía del Norte (1954-1956, Dirección General de Cultura de la Nación). Por su libro Norte Adentro recibió el premio Juan Carlos Dávalos. En el período 1958-1960, el Gobierno de Salta lo distinguió por el poemario El cielo lejos. En 1964 recibió el premio del Fondo Nacional de las Artes (Mendoza) por Bajo las Lentas Nubes. En 1967 recibió el Tercer Premio Nacional de Poesía por su obra Posesión entre Pájaros. Entre otras de sus más importantes distinciones se incluyen el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (1973), el Primer Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Educación y Cultura de la Nación (trienio 1970-72) y el Primer Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Educación y Cultura de la Nación (trienio 1973-75).

Falleció en Salta el 19 de julio de 1980. En 2015, el Fondo Editorial de la Secretaría de Cultura de Salta y EUDEBA (Editorial de la Universidad de Buenos Aires) publicaron su Obra Completa.