LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 80

Ayer 114

Esta Semana 539

Este Mes 1626

Total 3560056

Currently are 112 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 
Juan Manuel Urtubey: “Voy a ser candidato a presidente de un espacio que nos liberará de la grieta”
Politica - El Gobernador de Salta confirmó a El Tribuno este jueves que será candidato a presidente de la Nación.
Fuente:El Tribuno On Line
 
Pablo Juárez
Pablo Juárez
Fotos: Javier Corbalán

Al final, Juan Manuel Urtubey confirmó ayer que será candidato a presidente de la Nación. En una entrevista con El Tribuno en la residencia de Finca Las Costas, el gobernador dijo que trabaja en una propuesta para que los argentinos salgan de la grieta entre el presidente Mauricio Macri y Cristina Kirchner, a quienes responsabilizó del “drama” que vive el país. 
Urtubey competirá desde Argentina Federal, el espacio que fundó junto a Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto. “Vamos a competir todos los que sean candidatos en este espacio”, afirmó. 

Fotos: Javier Corbalán


Gobernador, empezó el 2019, un año electoral, ¿ya decidió si será candidato a presidente? 
Sí. Yo planteaba que el 2018, primero, no era electoral y, segundo, era el año de la construcción del espacio político. Nosotros construimos Alternativa Federal, que le ofrece una oportunidad a un importante porcentaje de los argentinos que quiere salir de la grieta, que quiere salir de este verdadero drama que significan Macri y Cristina. Este es el año en el que nuestro espacio debe presentarse a la sociedad y requiere candidatos. Yo voy a ser candidato a presidente porque creo que hay que construir una Argentina que nos libere de esta pelea permanente, que pueda plantear un gobierno de unión nacional. 
¿Irá a las PASO dentro de Alternativa Federal? ¿Competirá contra Massa o Schiaretti?
Todavía no hay definidas candidaturas. Yo sí seré candidato en el espacio y vamos a competir con todos aquellos que se postulen en este espacio. Creo que no hay que agotarlo en los dirigentes que hoy somos parte de Alternativa Federal. Hay que incorporar a otros sectores, tenemos que tratar de ser lo más amplios posibles para poder ser competitivos, enfrentando a Macri y Cristina. 
¿Quiénes se pueden sumar? El año pasado dialogaron con gobernadores, incluso con el de Santa Fe, Miguel Lifschitz, que es de otro signo político...
La idea es que podamos incorporar a todos aquellos que están afuera del macrismo y el kirchnerismo y pueden ofrecer esa diversidad que a nosotros nos puede fortalecer. No solo está el socialismo de Santa Fe, sino partidos provinciales.
Se candidatea en un año de crisis...
Yo quiero hablarle a la gente desde la gente, no desde el poder. Creo que la cuota de poder está agotada con Macri y Cristina. Ellos pelean poder y la mayoría de los argentinos busca representación genuina, sobre todo una mirada federal. 
¿La Provincia desdoblará las elecciones? 
No lo tenemos previsto. 

Fotos: Javier Corbalán


¿Podrá combinar funciones como gobernador y candidato?
Sí, porque la Argentina lo que necesita es que le mostremos alguien que pueda gestionar. Ya hemos visto gente con buenas intenciones y buenas ideas y después termina fracasando, como está pasando hoy en la Argentina. Este gobierno de Macri ha fracasado. Lo que se necesita es quien pueda gestionar esencialmente frente a la diversidad. En los gobiernos de este tipo de provincia, tenemos ya una experiencia en términos de cómo pelearla frente a una adversidad mucho mayor. 
¿Entonces no tomará licencia?
En la época de campaña probablemente sí, pero las campañas son cada vez más cortas. 


¿Cuál es su plan económico? 
Hay que llevar a la Argentina a un modelo desarrollista. Nosotros necesitamos un país cuya prioridad esté en generar trabajo, que permita la movilidad social ascendente, donde no castiguemos a aquel que da empleo, sino todo lo contrario. Quiero una Argentina en donde las variables macroeconómicas se acomoden a una planificación de un gobierno federal, no que las políticas estén condicionadas por variables macro. 
Un modelo desarrollista necesita financiamiento. La Argentina ya tomó crédito con el FMI y tiene otras deudas a largo plazo. Las inversiones que anunciaron no llegaron. ¿De dónde saldrán los fondos para este plan? 
La Argentina necesita previsibilidad. Los 800 puntos básicos (del riesgo país) son producto de esa pelea. La Argentina sin inversión es producto de esa pelea. Quiero que vayamos a un modelo de gobierno semiparlamentario donde todas las fuerzas políticas tengan que ponerse de acuerdo, con un jefe de Gabinete nombrado y removido con acuerdo del Congreso. Eso obligará a que haya políticas de Estado. Necesitamos un Consejo Económico y Social, como hicimos en la provincia, para darle condiciones de participación a distintos sectores de la sociedad. Lograr mínimos escenarios de previsibilidad bajará el riesgo país y permitirá acceder a financiamiento.

Fotos: Javier Corbalán


Usted debe evaluar su nivel de conocimiento que marcan encuestas en lugares como Buenos Aires. El tiempo corre rápido. ¿Desde qué lugar arranca su candidatura? 
Yo soy consciente de que hay que construir una candidatura competitiva. Cuando uno lanza una candidatura no lo es, sino siempre serían los mismos. Yo creo que la sociedad argentina está buscando algo nuevo, yo estoy trabajando para ofrecer ese algo nuevo que quiere la Argentina. Diciendo la verdad y planteando un modelo de construcción política parado en la gente más que en el poder, nosotros podemos generar algo muy competitivo. 

Al asumir, Cambiemos minimizó el problema de la inflación, ¿cree que es fácil de resolver?
No, es una cuestión compleja porque está atada a variables macroeconómicas que han ido condicionando las políticas públicas. Hay que tener la vocación de construir un Estado articulador. La desaparición del Estado y que sea el mercado el que genere las variables de la economía nos lleva al desastre que vivimos hoy.
¿Cómo puede un gobierno lograr equilibrio fiscal?
La solución que plantea el actual gobierno, en alguna medida, ya se ensayó en otras oportunidades y siempre salió mal. Pretender resolver los problemas fiscales enfriando la economía y achicando la actividad regenera la crisis. Lo que hay que hacer es crecer, generar condiciones de competitividad para que la producción de bienes aumente y para que haya más consumo interno. Pero no a costa de más empleo público o déficit fiscal, sino generando condiciones para que haya más empleo. Hay que bajar drásticamente el impuesto al trabajo. Hay que financiar obviamente la seguridad social como corresponde. 


En este esquema, ¿se necesita una reforma jubilatoria?
Lo que hay que hacer es mejorar las condiciones de financiamiento del sistema previsional. El problema nuestro es decir que no podemos bancarlo entonces bajemos las jubilaciones... Eso no se resuelve así. Se resuelve garantizando la sustentabilidad del financiamiento. Si yo tengo prácticamente un tercio de los trabajadores no registrados en el país, no tengo de dónde sacar recursos para el sistema previsional. Entonces tengo que alentar y lograr un 80% del trabajo registrado.
Desde hace años los empresarios plantean el alto costo de producir, sobre todo en el interior. ¿Cómo puede revertirse eso?
Hay que adecuar los costos a las condiciones de competitividad de la producción. Probablemente hace décadas no había elementos para mensurarlos. Hoy podemos medir la incidencia del costo del flete, en términos de producción agropecuaria la riqueza del suelo, entre otros elementos. Junto con eso hay que plantear generar condiciones de competitividad de desarrollo en cada uno de los lugares, así como se generan condiciones para que haya inversiones en Vaca Muerta. Entonces, en lugares donde hay más costos, tenés que tener menos impuestos. Eso genera competitividad, así se construye un país federal. 

Fotos: Javier Corbalán


La seguridad es acuciante, también la violencia de género. ¿Cuál es su propuesta para que eso cambie en el país?
Nosotros en la provincia hemos tenido resultados en el corto plazo, generando un cambio profundo en nuestra lógica de funcionamiento de las fuerzas de seguridad y el orden. Esto es el Centro de Coordinación Operativo, el sistema de monitoreo permanente y la modificación del Código Procesal Penal, la ley de flagrancia, los fueros especializados, que nos permitió bajar las tasas. En 2018 hemos logrado revertir el 2017 que no había sido bueno, con tasas por abajo de la media nacional. En la Argentina hay que ir a reformas profundas porque si no nos quedamos en anécdotas. Hay que reformar el Código Procesal Penal, garantizar condiciones que para aquellos que delinquen los detenga la Policía y la Justicia no los libere al día siguiente, sino que podamos tener un proceso que permite que haya justicia. 

Fotos: Javier Corbalán


No teme que al país llegue el efecto Bolsonaro, con reclamo de mano dura... 
Es razonable que eso suceda cuando el sistema no da respuestas. El sistema en la Argentina está en un crisis terminal. Hay que ir a un cambio profundo, implementar mecanismos de democracia directa que están en la Constitución. Ir a consultas populares, hacer que la gente se pueda expresar. Si la gente no se puede expresar termina canalizándose de cualquier manera. 
Las otras provincias lo evaluarán por su gestión como gobernador de Salta, ¿qué destaca de estos doce años y que faltó? ¿Cuál es su autocrítica?
Nosotros tenemos un problema serio. Las políticas públicas que llevemos adelante están condicionadas por la situación macro del país, donde es muy difícil lograr mejores indicadores. Ayer (por el miércoles) anunciamos en Mosconi junto al ministro de Salud los indicadores sanitarios de 2018. Una mortalidad infantil en 9,6 (cada mil niños) y 1,5 por 10.000 de mortalidad materna. Estos son los más bajo de la historia de Salta. Sigue siendo un problema pero en mortalidad infantil estamos en los niveles nacionales y en mortalidad materna, por debajo. Yo siempre pedí que me midan por los indicadores sociales. Lo que había que hacer en la provincia era acercar la brecha entre los que mucho tienen y los que no tienen nada. Aún falta muchísimo. Este año vamos a inaugurar el ciclo lectivo con 30 escuelas nuevas, seguiremos el Salta Salud, que todavía no está terminado. En 2018 hubo 4 millones de consultas en el sector público, 48 mil cirugías, 499 evacuados aéreos por cuestiones médicas. Aun en una crisis como la que vive la Argentina, nosotros podemos tener buenos indicadores.


Hay un indicador que preocupa: el trabajo en negro es el más alto del país, según el Indec. ¿Por qué?
La actividad agropecuaria tiene mucha incidencia en nuestra provincia. Nosotros tenemos alta intensidad de mano de obras en cultivos intensivos. Eso sumado al enorme costo laboral... Nosotros teníamos diferenciales en las cargas patronales, pero ese tipo de cosas se han ido perdiendo y terminan impactando. Por eso hay que bajar impuestos a la generación de trabajo para alentar el trabajo registrado. 
Quedan obras del Fondo de Reparación Histórica (lanzado en 2012) que todavía no se terminaron, sobre todo proyectos hídricos. 
Tenemos prácticamente todas terminadas. Hay algunas que se demoraron como la obra del espacio cultural en Tartagal frente a la plaza, donde no se podía hacer un desalojo. En Orán tuvimos problemas con la localización para la planta potabilizadora, que recién lo podemos terminar. Algunos problemas con Enargas en San Martín, en Coronel Cornejo, que tardaron tres años en habilitar pero afortunadamente se destrabaron esas cosas. 
¿Cómo hizo para tener un déficit fiscal de $4.800 millones en 2017 y pasar a un superávit en 2018? Es un mismo gobierno y dos escenarios opuestos. ¿Qué pasó?
En 2017 fue el único año que tuvimos déficit fiscal en toda mi gestión. Qué pasó. La Argentina venía con un ritmo de crecimiento en términos de gastos e ingresos y cuando cambió el gobierno nacional al impacto no lo vimos en el 2016, ya que se ejecutó un presupuesto que había elaborado el gobierno anterior, sino se vio en 2017. Ese año, 20 de las 24 jurisdicciones tuvimos déficit fiscal. Cuando nosotros vimos cómo avanzaba el déficit producto de este cambio de modelo económico en la Argentina, lo que hicimos fue racionalizar los gastos, garantizando las fuentes de todos los trabajadores del Estado. Literalmente, generamos políticas de ahorro que nos permitieron ponernos en un lugar en donde hoy tenemos una situación fiscal que es la que siempre tuvo Salta. 
¿Considera usted que hubo retraso en la aplicación de la educación sexual integral en Salta?
Primero quiero hacer una aclaración, toda la caja curricular es federal. Salta es una de las provincias con mayor capacitación a docentes en educación sexual integral. Junto con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hicimos convenios y trabajamos en capacitación continua. Es una asignatura pendiente que tenemos en la Argentina entera. 

Fotos: Javier Corbalán


Usted prefiere no hablar de heredero, ¿pero ve en alguna persona la continuidad de su proyecto?
Yo quiero continuidad de un proyecto de Salta, de políticas de Estado como lo hicimos en turismo, minería y en otras materias. No quiero un continuador de mi proyecto, quiero políticas de Estado para Salta. Mi gran obsesión fue despersonalizar la política en Salta. No quiero dejar un candidato, sino una institucionalidad sólida y que un nuevo gobernador o gobernadora pueda generar con su impronta los nuevos desafíos.