LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

 
 
 

Visitantes

Hoy 10

Ayer 84

Esta Semana 94

Este Mes 1748

Total 3671792

Currently are 108 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

"Estamos obligados a construir algo superior al macrismo"

Entrevista - El mandatario salteño Juan Manuel Urtubey habló sobre el Gobierno nacional, como así también del papel del peronismo en 2019. Además, no descartó una candidatura presidencial

Fuente: ElIntra.com.ar - Foto gentileza sitio La Capital
 
Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, tocó diferentes temas en una entrevista, entre ellos, economía, su rol como dirigente peronista y como parte de la oposición, como así también de las elecciones del 2019. Además, el mandatario salteño no descarta una posible candidatura presidencial para el próximo año, pero también sostuvo que trabaja para que a la Argentina le vaya bien. “Estamos obligados a construir algo superior al macrismo”, disparó.

"Tengo la obligación moral, como dirigente peronista, de ofrecerles a los argentinos, en 2019, una alternativa superadora del macrismo", dijo Juan Manuel Urtubey en una entrevista para “La Capital” de Santa Fe. El gobernador salteño no descarta una candidatura presidencial en el marco de las primarias, pero parece no querer saber nada con la presencia del kirchnerismo. Urtubey dice que "Cristina ya fue".

En una entrevista a fondo con LaCapital, el mandatario salteño, quien vino a Rosario a respaldar la reforma constitucional que plantea Miguel Lifschitz, se posiciona respecto del tema del aborto: "Hay que sacar a la mujer del rol de victimaria, porque es víctima. Hay que despenalizar, es un disparate que una mujer vaya presa por interrumpir un embarazo".

¿Le sorprende la caída de la economía y del gobierno en las encuestas?

—No me sorprende. Estamos pretendiendo hacer en la Argentina lo que ya hicimos un montón de veces y el resultado parcial es el que vimos también un montón de veces. Esto de apelar a la política cambiaria y a buscar la única fuente de competitividad en la reducción del gasto público ya la vivimos en los últimos 50 años, no menos de diez veces, y esas diez veces salieron mal las cosas. ¿Por qué esto va a salir diferente? Hay una obsesión por lo cambiario y se está dejando de lado un marco macroeconómico que requiere la Argentina para hacer competitivos a los sectores de la producción. Si no revertimos la balanza comercial vamos a tener problemas.

¿Le molesta que digan que usted es el gobernador más macrista de todos?

—No. Cuando me corro de la política, de los analistas políticos y de la dirigencia, la gente en la calle me para y me dice: "Gracias, siga ayudando al país". Tengo clara mi responsabilidad política.

¿Y cuál es su responsabilidad política en este momento?

—La primera, como gobernante de Salta y dirigente de la oposición nacional, es generar condiciones para que a nuestros rivales le vaya bien, porque necesitamos que le vaya bien a la Argentina. En segundo lugar, la construcción de algo superador al gobierno nacional para que el año que viene podamos ser una alternativa real para la gente, para todos los argentinos. En el mientras tanto, no figura en mi orden de prioridades mantener un falso prestigio sobre la base de que al gobierno le vaya mal. Sería una muestra de mediocridad apostar al fracaso del gobierno para llegar porque es menos peor. Yo no estoy enrolado con los que desean que al gobierno le vaya mal.

¿Tiene tiempo el gobierno para recuperarse antes de las elecciones?

—Sí, veo margen de recuperación. Pero para eso deben establecer un orden de prioridades como el que le mencioné. Tiempo hay, lo que deben hacer es tomar decisiones correctas. Y no sé si las están tomando.

¿Va a ser candidato a presidente?

—No lo tengo definido. Primero hay que construir el espacio político.

¿Está buscando un acuerdo político-electoral con Lifschitz?

—Es muy aventurado por ahora. Tengo buena relación con Lifschitz, coincidimos en una mirada bastante parecida a lo que es la Argentina. Pero por estas horas encaramos con Lifschitz dos temas interesantes: la lucha de la provincia contra la venta minorista de drogas y la reforma de la Constitución.

¿Y con Perotti cómo es su relación?

—Tengo una excelente relación con Omar. Lo acompañé en casi todas sus campañas electorales, siempre lo vine a ayudar. Es uno de los dirigentes más valiosos que tiene el país.

¿Cristina ya fue?

—Sí. Yo no soy nadie para jubilarla, es la sociedad argentina la que lo va a hacer. Pero, en mi lógica sí, ya fue. Yo quiero construir algo que no apele al pasado sino que interpele el futuro.

¿Lo mejor para el peronismo no sería una gran primaria con todos los sectores, incluido el kirchnerismo, que es el que tiene los votos?

—En la medida que seamos compatibles. Porque si vamos a ir a presentarle un proyecto a la sociedad en el que algunos dicen una cosa, otros dicen otra cosa totalmente distinta y un tercero otra cosa diferente, qué nos hace pensar que vamos a tener una buena performance electoral. A veces en política 1 1 1 no es 3, es menos uno.

—Deduzco, entonces, que usted no quiere que el kirchnerismo participe de una gran primaria peronista.

—El peronismo debe ofrecerle a la Argentina algo diferente a lo que le ofrece el kirchnerismo.

Usted termina el mandato de gobernador el año próximo. ¿Si no es candidato a presidente será postulante a legislador?

—No estoy obsesionado con ocupar cargos públicos. Llevo diez años de gobernador, fui diez años legislador. Demasiado tiempo en la función pública. Se puede hacer política con y sin cargos.

¿Cuál es su posición personal sobre la despenalización del aborto, que será la de sus legisladores, se supone?

—No necesariamente va a ser la de mis legisladores. Tengo por norma no dar instrucciones a los legisladores. Creo de verdad en que el sistema republicano no sea ni una escribanía de gobierno ni una escribanía de los gobiernos provinciales. Los legisladores tienen un contrato social con sus votantes. Hay que aprovechar este debate para salir de posiciones irreductibles. Hay que sacar a la mujer del rol de victimaria, porque es víctima en esta situación. Hay que despenalizar la situación de la mujer, es un disparate que una mujer vaya presa por interrumpir un embarazo. Ahora bien, la gama de discusiones que hay en el Congreso es enorme. Hay que buscar puntos de encuentro.

¿Podría haber en 2019 una fórmula presidencial Macri-Urtubey?

—No se puede. No por una cuestión proscriptiva, sino porque ocupamos roles diferentes en la política argentina. Lo peor es caer en la lógica del pensamiento único, ya que los argentinos tenemos tendencia autoritaria. Pasamos del pensamiento único de unos al pensamiento único de otros. La lógica de construcción política es la misma, cambia la ideología. Le haría mal a la democracia que los opositores no podamos ofrecer una alternativa superadora. Tengo la obligación moral como dirigente peronista de ofrecerles a los argentinos una alternativa superadora del macrismo. Si no ofrecemos desde el peronismo una alternativa superadora somos funcionales al gobierno de Macri. Hay que hacer otra cosa.