LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

 
 
 

Visitantes

Hoy 135

Ayer 183

Esta Semana 511

Este Mes 2165

Total 3672209

Currently are 171 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 


san martin
Recordatorio - En un nuevo aniversario del fallecimiento del Padre de la Patria, InformateSalta repasa cinco curiosidades y anécdotas vinculadas a su vida. Sus hermanos, su única foto, la visita de Sarmiento, entre otros hechos. ¡Que viva el general!
Fuente:Informatesalta.com.ar
 
 

Es profundo el sentimiento que aflora desde lo más profundo de cada argentino la sola mención del nombre del general José de San Martín. Es que encontramos en su ejemplo, su valía y su gloria imperecedera, el más grande orgullo de tenerlo como padre augusto de nuestro pueblo.

 

Hoy se cumple un nuevo aniversario de su ingreso a la inmortalidad, legando a nuestra historia los más radiantes laureles. Por eso, desde InformateSalta decidimos agarrar los libros de historia para contarte algunas curiosidades y particularidades en torno a la vida del Padre de la Patria.

El menor

José Francisco tuvo cuatro hermanos. Él fue el menor de cinco. Entre 1771 y 1774, nacieron María Elena, Manuel Tadeo y Juan Fermín Rafael, todos en Calera de las Vacas (hoy territorio uruguayo). Cuando los San Martín se mudaron a Yapeyú, nacieron Justo Rufino y José Francisco.

El General dejó de ver a María Elena luego de separarse de su familia, y no volverían a verse el resto de sus vidas, aunque mantuvieron permanente contacto con cartas. En cambio, con Manuel Tadeo no se llevó bien, y mucho menos cuando San Martín decidió dejar España para volver a su Patria. Cuando estuvo en Perú, se negó a abrir las cartas que Manuel Tadeo le envió.

 

san martin

 

Un helado, por favor

En su libro La comida en la historia argentina, Daniel Balmaceda comenta que San Martín solía pasear por la alameda mendocina con su mujer, Remedios, y en invierno parar a tomar un café y en verano tomarse un helado. Otra curiosidad es que, si no estaba obligado, San Martín solía comer de pie y en la cocina, eso se debía a los fuertes dolores que sufría. Cabe recordar que el general sufrió innumerables problemas en su salud.

Sombra terrible de Sarmiento

Domingo Sarmiento fue de los pocos ciudadanos eminentes de su tiempo que pudo conocer a San Martín. Fue en Grand Bourg, en 1846, cuando se da una de las citas más famosas de la historia, pero no de las más amigables, debido a sus diferencias sobre Bolivar y sobre Rosas.

Escribe Sarmiento sobre aquél encuentro: No lejos de la margen del Sena, vive olvidado don José de San Martín, el primero y el más noble de los emigrados [...] Hay en el corazón de este hombre una llaga profunda que oculta a las miradas extrañas [...]He pasado con él momentos sublimes que quedarán grabados en el espíritu. Solos, un día entero, tocándole con maña ciertas cuerdas, reminiscencias suscitadas a la ventura, un retrato de Bolívar que veía por acaso; entonces, animándose la conversación, lo he visto transfigurarse".

El 28 de mayo de 1880, fue Sarmiento el encargado de recibir en el puerto de Buenos Aires al transporte de guerra Villarino, en el cual repatriaban los restos de San Martín.

 

sarmiento joven
Sarmiento, en su juventud.

 

Los siete granaderos

Hay una fábula popular en la historia militar y general del país. Está vinculada a “los siete granaderos”. Se cuenta que, cuando se trasladaban los restos de San Martín a la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, siete exsoldados que integraron el Ejército Libertador escoltaron el féretro, luciendo sus viejos y rasgados uniformes de granaderos.

No hay registros en los diarios o informes de la época sobre este hecho, pero la historia trascendió hasta nuestros días. En homenaje y, a modo de adhesión, todos los días los granaderos custodian el mausoleo del general.

 

san martin historia

 

Una “foto” única

La historia nos legó tan solo una imagen real de San Martín. Una sola. No hay ninguna otra. Se trata de un daguerrotipo, para el cual el libertador posó en 1848 aproximadamente. Se sabe que fue su hija, Mercedes, quien convenció a su padre de permanecer quiero unos 40 segundos, hasta que la luz plasmara para la posteridad su imagen en una placa de cobre plateado de 12x10 centímetros.

Se supo que se le tomó una segunda “foto” pero que no se conservó. El daguerrotipo que permanece hasta el presente está bajo celoso cuidado del Museo Histórico Nacional.

 

san martin
Ésta es la única imagen real del prócer. Con "pose napoléonica", San Martín permaneció quieto por 40 segundos.