LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

 
 
 

Visitantes

Hoy 104

Ayer 183

Esta Semana 480

Este Mes 2134

Total 3672178

Currently are 124 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Marginación, pobreza y droga, una  posible explicación para dos muertes

Apolinario Saravia - La muralla, un terraplén antiinundaciones hoy poblado por la necesidad extrema de los anteños sin techo. El crimen de una adolescente generó un sinfín de especulaciones en Apolinario Saravia.Para algunos fue un doble crimen y no un drama pasional como se trató de presentar.

Fuente:El Tribuno On Line

 

Miguel Escalante

Miguel Escalante

 

El hallazgo del cuerpo de una joven en cercanías del río Dorado, la confirmación de la muerte de su supuesta pareja, un trabajador golondrina, y la detención de su hermano, ambos oriundos de la provincia de Misiones, y una serie de inconsistencias en la investigación generaron un mar de dudas acerca de la veracidad de las informaciones oficiales sobre el brutal caso.

Los familiares directos de la malograda adolescente aseguraron que no les dejaron reconocer el cuerpo, que no les explicaron las causas de la muerte de Gabriela Figueroa y ni siquiera permitieron que los deudos supieran dónde y cómo fue asesinada la jovencita.

En ese laberinto, una de las primas de la joven dijo ayer a El Tribuno que "no hubo ninguna investigación y nada se sabe sobre el crimen de Gaby".

"Nos devolvieron su cuerpo en un cajón cerrado y si eso ya es grave, encima nos preguntaron si deseábamos velar a su victimario junto a ella. Es como si hubieran querido a la fuerza hacerlos pareja", afirmó.

"No fue su novio ni pareja. Ese joven hacía poco que estaba aquí, Gaby se perdió a las 10 de la mañana del viernes 16 y apareció a las 17 del sábado, masacrada a golpes, según dijeron los forenses", aseguró el familiar.

En tanto, un vecino dijo: "No sabemos dónde la asesinaron, no sabemos quién o quiénes la llevaron al río, no sabemos si el muchacho ese se ahorcó o lo ahorcaron. Todo lo que sabemos es que era misionero, se llamaba Luis Rodríguez y era oriundo de una localidad llamada San Javier".

Llamativo

Ante la negativa de la familia de Gabriela de velar a su victimario una vez que se concretó la autopsia el cuerpo de Rodríguez fue liberado.

Se sabe de fuentes del diario El Territorio, de Misiones, que sus familiares, de condición humilde, pidieron ayuda para el traslado a la Municipalidad y la comisaría de San Javier, aunque las autoridades expresaron que no podían ayudarlos debido a que no tienen móviles ni recursos para ello.

Finalmente, el traslado de Rodríguez corrió por parte de personal de la Provincia de Salta, cosa por demás llamativa.

De esa manera, el cuerpo del victimario ya no se encuentra en nuestro territorio aunque sí las dudas acerca de su suerte.

Muchos afirman que la joven no murió en el lugar donde fue hallado su cuerpo y que el supuesto victimario no se habría quitado la vida por propia voluntad. Además, la presencia de su hermano en la escena o teatro de la tragedia lo involucró directamente en las dos muertes, aunque aún no fue imputado por ninguna de ellas.

Por el momento, el misterio persiste sobre todo en el móvil del crimen.

Muchos afirman que el misionero pretendía llevarse a Gaby a su provincia aunque no se sabe con qué intenciones.

Las 24 horas en las que estuvo desaparecida, según los pueblereños, no las pasó junto al río Dorado.

El silencio de la humilde gente que habita el barrio Las Tablitas habla por sí solo del temor que sienten de contrariar a la fuerza pública y a la Justicia del sur de la provincia.

3.000 brazos a una zona sin trabajo

Un veterano vecino de Apolinario Saravia relató ayer a El Tribuno el drama de un pueblo sumergido en la pobreza.
El hombre, quien pisa ya los 60 años, dijo sin hesitar: “Miles de personas fuimos desalojados de nuestros puestos ganaderos y amontonados en este pueblo; muchos hicieron sus viviendas donde pudieron pero trabajo es lo que hoy y siempre hizo falta”.
Luego explicó: “Las estancias y las firmas transnacionales prefieren traer mano de obra de Corrientes, Misiones y Formosa que al parecer no les cuesta nada en detrimento de nuestra juventud”. 
“Más de 1.500 personas utiliza un emprendimiento ubicado en General Pizarro para la cosecha de limones y todo ese trabajo se lo llevan los foráneos”, lamentó.
“Esa gente viene en oleadas y, de alguna manera, prostituye a la juventud, que se encuentra en muchos casos en la más brutal de las miserias y casi sin futuro en este pueblo”, estimó el hombre, y añadió: “Lo que pasó fue más de lo mismo, aunque nadie aclaró nada aún, todo se cerró en un drama que no tiene explicación”.
En tanto, un profesional de la zona aseguró que la prostitución está en auge en el pueblo que -explicó- “está lleno de gente extraña”.
“Aquí hay más personas jóvenes del litoral que puebleros”, se sonrió. 
Poco después, un vecino de la malograda joven dijo que “Gabriela era una chica humilde con muchos sueños, estaba estudiando y este año iba a recibirse en el secundario de la zona”.
“Lo único que sabemos es que la destrozaron con una llave francesa, pero de los motivos nadie quiere hablar”, dijo.