Joaquín.V. González- El martes se realizó la mediación civil entre las partes involucradas en el loteo San José.

Estuvieron presentes los vecinos damnificados, representados por Eliana Castillo y la doctora Fernández de Las Lajitas, quien representa a las 230 familias del Loteo.

Por el otro lado, estuvo presente Pablo Arias, junto a su hermana y la abogada que representa a la familia que vendió las tierras que hoy se encuentran fuertemente cuestionadas por los vecinos. La mediación duro alrededor de dos horas y media. Al finalizar la reunión, la doctora Fernández no quiso hablar con los medios, pero sí se dirigió a los vecinos representados. No se obtuvieron resultados claros en esta primera mediación por lo cual se especula que el conflicto pasaría a instancias penales; mientras tanto se requiere que la zona de loteo sea analizada para realizarse un informe de impacto socio ambiental que sería realizado por un asistente social, quien debe verificar el lugar, realizar un censo de las personas que están en el lugar y su grado de vulnerabilidad.  Para fundamentar los argumentos de inhabitabilidad, ya que el loteo se encuentra cerca de los vertederos cloacales, se debe realizar un informe ambiental que debe ser realizado por un especialista, agrimensor o geólogo. 

Ante los rumores de entrega de dinero por parte de la familia Arias a algunos vecinos afectos, -de haber existido esta situación-, deben realizar las denuncias en Salta capital, porque los boletos de compra venta de los terrenos se firmaron en jurisdicción de la capital provincial. Las denuncias de estafa iniciarían la instancia penal de este caso.

Por su parte, la familia Arias habría dejado entrever cuestiones y particulares con cada uno de los vecinos del loteo. 

Asimismo, en las siguientes instancias se tomarán los testimonios de cada uno de los que han intervenido en el fideicomiso, es decir, contadores, agrimensor y abogados.  

El Loteo San José se encuentra a metros del Barrio Cincuenta Viviendas donde se encuentran los vecinos desde hace más de una semana conviviendo en algunas carpas improvisadas. Durante la jornada de hoy, algunos de ellos han comenzado de forma manual a realizar la apertura de calles para demarcar los terrenos. Los vecinos permanecían en el lugar a la espera de respuestas.