LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 79

Ayer 114

Esta Semana 538

Este Mes 1625

Total 3560055

Currently are 75 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 
Dolores, Valentín y una de las hermanas Díaz.

Anta - Dolores, Valentín y una de las hermanas Díaz.Valentín Álvarez tiene 63 años. Trabaja desde los 13 años en fincas cercanas al límite entre Anta y Metán, cercana a Lumbreras, al menos 12 horas al día.

Fuente:Nuevo Diario de Salta On Line

 

Valentín Álvarez tiene 63 años. Trabaja desde los 13 años en distintas fincas de la zona cercana al límite entre Anta y Metán, cercana a Lumbreras, al menos 12 horas al día. 

Hace 20 años que vivía en finca El Líbano, del departamento Anta. Allí tiene aún un ganado de 60 cabezas y sigue trabajando desde su infancia cuando empieza a asomarse el sol, hasta que se esconde.

También fue incorporado en el Registro de Pequeños Productores que se enmarca en la Ley Provincial 7658, que incide en la posibilidad de que los campesinos criollos puedan regularizar la situación de sus tierras. 

En esa ley, para garantizar el cumplimiento del paso administrativo, también se suspende el desalojo de los campesinos.

Todos esos elementos fueron ignorados en la decisión que tomó la jueza de Metán, Olga Sapag, que decidió desalojar a Valentín, su hermano Dolores, y la familia Díaz, para quienes los Álvarez trabajaban, tras la causa que inició el empresario de Metán, Sergio López
 

Destruyeron su casa

Por ahora los hermanos Álvarez se encuentran apostados a la vera de la ruta 5, en donde limpiaron el terreno y reconstruyeron la vivienda de madera que fue destruida por la Policía cuando fue hasta el lugar a desalojarlos. "Yo estaba solo. Y les dije que no tenía adónde ir. Pero levantaron igual las cosas", dijo Valentín Álvarez a quien bajaron en donde se encuentra actualmente.

La situación de Álvarez no es la única que se conoce por Anta, en donde hay otras familias desalojadas que también se encuentran esperando a la vera de la ruta un lugar adónde ir para poder hacer lo que saben: las tareas de campo.
Por ahora, desde el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MCNI), se decidió acompañar a los campesinos que quieran organizarse para poder plantear la necesidad de recuperar el territorio en el que vivieron y trabajaron durante toda su vida, y que les fue quitado a través de decisiones que dieron distintos jueces de la zona.