LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 29

Ayer 61

Esta Semana 310

Este Mes 1397

Total 3559827

Currently are 168 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 
Un entrenamiento sin indumentaria oficial y lejos del club fue una medida del plantel de Juventud ante la falta de pago. Gentileza: Rodrigo Ramos
Juventud Antoniana - Un entrenamiento sin indumentaria oficial y lejos del club fue una medida del plantel de Juventud ante la falta de pago.

Fuente: Nuevo Diario de Salta On Line - Foto Gentileza: Rodrigo Ramos

 

La actual CD del “Santo” cumplirá un penoso y desgastado mandato el próximo 18 de diciembre, día en el que se realizará la Asamblea de socios para la renovación de autoridades.

No se irá por la puerta grande. Más allá de que Muratore sostenga “estoy seguro que si nos presentábamos era una elección que la podíamos ganar tranquilamente”, a su vez reconoce algo que el club parece pedir a gritos: “creo que llegó el momento de cambio en Juventud, llegó el momento de poner una nueva figura, nueva gente, renovada, y Gustavo (Klix) me convenció que puede ser uno de ellos”. 

Hechos a la vista
Más que una opinión, son hechos los que demuestran la necesidad de cambio en la institución antoniana. Desde lo futbolístico, hay un equipo que ya pelea por no descender, condenado a la reválida, y con otro sueño de ascenso trunco -el sexto para la gestión de Muratore-. Un equipo cuyos jugadores tienen que vender rifas para poder generar ingresos económicos, por la falta de paga y los sueldos adeudados. Un plantel al que se le fue un técnico y 7 jugadores -ayer se confirmó la baja de Federico Pérez- en plena competencia y por las mismas razones económicas; y un club que estuvo inhibido ante una deuda millonaria con ex futbolistas que recurrieron a Agremiados.

Decadencia
Un club cuya dirigencia no supo gestionar lo suficiente para pagar servicios tan básicos como luz y agua, por lo que sufrió cortes y hasta la quita de medidores. Y un club en donde renunció el presidente y también el vicepresidente cuando los problemas se comenzaron a visibilizar y acrecentar en el último semestre. Estos hechos marcan claramente que Juventud necesita un cambio. Un cambio de raíz, porque estos  hechos recientes llegaron tras una serie de desaciertos dirigenciales anteriores, de un grupo que perdió toda credibilidad desde el momento en qué prácticamente ninguna de las promesas de campaña renovadas en 2017 se cumplieron.