LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 39

Ayer 150

Esta Semana 738

Este Mes 2688

Total 3619374

Currently are 83 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Ariel Rodriguez

 

En una nota exclusiva con El Tribuno, Víctor Nazareno Godoy, quien ascendió como jugador en Gimnasia y Tiro a Primera División (96/97) y vistió los colores de Central Norte, durante la temporada 2003, en el ex Torneo Argentino B, se refirió al duro desafío que tiene por delante ahora como DT de Juventud Antoniana. Y cómo piensa manejar un plantel, del cual se comenta que los jugadores fueron los propulsores de la salida de Salvador Ragusa.


¿Qué es lo que te trajo a Salta y aceptar la propuesta de dirigir Juventud Antoniana? 
El hecho de que sea Juventud Antoniana, a uno lo seduce, más como entrenador. Yo tenía una proposición interesante, de un club de Tucumán. Un club que a mi me resultaba cómodo, porque está cerca de mi casa, porque es un club que por ahí te brinda las comodidades. Que no tenés problemas de dinero. Eh, pero el hecho de que sea Juventud, me gusta mas que nada los desafíos importantes. Me gustan los quilombos. Creo que me acostumbré como jugador a esa presión que uno siente estando en equipos importantes, bueno, eso fue lo que me llevó a tomar la decisión de venir a Juventud.
 

Llegás en un momento complicado y es cómo agarrar una brasa caliente. ¿Qué opinás? 
Por ahí el hecho de que el plantel o el equipo no haya tenido una buena imagen en esta parte del campeonato hace que se hayan generado varios inconvenientes en cuanto a la salida del técnico que estaba. Se han generado un montón de rumores, entonces, eso sí hace que todo esté muy caliente. Son cosas que para mí no cuentan. Estoy acostumbrado a manejar esta clase de planteles, con gente grande. Más que nada lo tomo como un experiencia linda. Lo tomo como un desafío, sabiendo que tenemos una gran oportunidad, el plantel tiene una gran oportunidad para cambiar la imagen que ha tenido este último tiempo.

Esos rumores dicen que fueron los jugadores que pidieron la cabeza del técnico anterior...
En eso yo no me meto. Yo no puedo hablar de ese tema porque no estoy al tanto. Los entrenadores nos marcamos un camino, con nuestro trabajo, nuestros manejos, en la forma de actuar y un montón de cosas. Y de que hay jugadores en el mundo del fútbol que por ahí se manejan de esa forma, no lo voy a negar, porque sí existen. Pero acá en Juventud no sé si fue tan así. Tanto los jugadores como el entrenador que estuvo lo sabrán más concretamente ese tema. Por ahí quiero mantenerme al margen de eso y vivir esta etapa a partir de mi llegada. Tratando de dar lo mejor, buscando la imagen del equipo, tratando de concientizar a los jugadores para que hagamos las cosas de la mejor forma. Que tengamos una buena parte. Sí he arreglado por una continuidad para el próximo torneo. Lo que me interesa en este torneo es lo que viene, que es el partido con Madryn el 14 de mayo.

¿En qué puede afectar un plantel conformado con varios jugadores que superan los 35 años?
Hay varios jugadores con una edad importante, pero no dejan de ser figuras. Son jugadores que siguen siendo importantes. Yo creo que mentalizándolos a estos muchachos, que están terminando sus carreras, ellos tienen que pensar que deben terminar de la mejor forma. Cambiar la imagen que tuvieron en estos últimos tiempos. Y retirarse con la gloria. Pienso que el jugador de fútbol, y yo le he vivido particularmente, busca la gloria, busca lo mejor. Creo que este plantel necesita eso. Hay un plantel de muy buenos jugadores, vamos a buscar mentalizarlos de esa forma para que vuelvan a tener el hambre que tenían cuando eran más jóvenes para terminar sus carreras de la mejor forma y quién te dice coronándose... Vamos a dar una imagen totalmente diferente a la que dieron en el nonagonal. 

¿Qué impresión te has llevado durante el primer encuentro con el plantel? 
Bien, con gente grande. Con experiencia. Me gusta porque son muchachos que son grandes y con una gran trayectoria en el fútbol argentino. Por ahí están un poco caídos anímicamente. Hay que renovar ese aspecto. Hay que tratar de levantar el ánimo, de trabajar mucho en la parte psicológica. De a poquito ir metiendo las ideas, las que tenemos, nuestra forma de trabajar y pegando esa onda vamos a andar bien. Estos muchachos cambiándoles la cabeza, haciéndoles un trabajo psicológico, pueden hacer cosas importantes.

Este plantel de Juventud, por tu temperamento y sinceridad se va a encontrar con un hombre que va de frente...
Me puedo equivocar o no. Pero soy un tipo que siempre va de frente. Trato de manejar los benditos códigos del fútbol. De seguir manteniendo esos códigos. Por ahí cuesta en los tiempos de ahora, cambió tanto la mentalidad del futbolista que ya no lo viven como lo vivían los jugadores de antes. Conocí jugadores grandes y me acostumbré a la forma que se manejaban antes, hoy no se manejan así y cuesta. Trato de mantenerme en esa línea, de manejarme con la misma sinceridad. Prefiero que me digan que soy duro, que me equivoco, pero siempre con la verdad. 

¿Cómo ves los play-offs?
Esta parte de los play-offs es una zona muy particular. Como ejemplo hablo de Juventud porque estoy en este club, que tuvo una mala imagen. Un mal pasar en el nonagonal, pero si hacemos bien las cosas, esto es totalmente diferente. Si te levantás bien un día podés pasar la llave y te encontrás con otra más adelante, vas ganando en confianza y a lo mejor te encontrás jugando la final. En cambio, el pentagonal está conformado por equipos que marcaron un camino. Que han marcado un rumbo para el ascenso, pero hay que jugarlo. 

¿Hay una charla pendiente con el Peca Garnier por lo que pasó la última vez con Zapla?
Sí, la vamos a tener. Nos merecemos tener una buena charla porque en el pase por Zapla hemos tenido una buena relación. Después de aquel inconveniente con Juventud, como que se rompió. Fueron cosas que no me gustaron de él. Eso ya lo vamos a conversar. Ya vamos a tener una oportunidad, ahora que estamos juntos de vuelta. Vamos a tratar de arreglar de la mejor manera. Estamos con la misma camiseta de vuelta, y eso es importante