LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 60

Ayer 94

Esta Semana 416

Este Mes 1898

Total 3664794

Currently are 125 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Después del papelón, en la AFA temen por posibles demandas económicas

Camino a Rusia 2018 -El presidente de la AFA, Claudio Tapia, toma mate durante el entrenamiento de la Selección en Barcelona.

Fuente:Diario Clarín On Line

 

Hasta este miércoles continuaron las negociaciones con la empresa organizadora del partido, la israelí Comtec. La AFA se niega a devolver los US$ 2 millones y ofrece jugar en noviembre.

Son las 22 en Barcelona. El lobby del hotel Sofía ofrece una fotografía completamente opuesta a la de unas horas atrás. Sólo están los recepcionistas que, siempre con la sonrisa en exhibición, reciben a nuevos huéspedes y no tienen ni idea del caos en el que hubieran quedado enredados de haber arribado más temprano. Después de las turbulencias, en el búnker de la Selección en tierra catalana esperaban recuperar gradualmente la tranquilidad, en la antesala del debut mundialista, el sábado 16 ante Islandia en Moscú.

Sin embargo, las noticias que llegan desde Buenos Aires no auguraban un horizonte despejado de nubarrones. El temor a una represalia judicial de Comtec, la pata israelí en la organización del frustrado amistoso en Jerusalén, existe en la AFA.

Argentina's forward Lionel Messi attends a training session at the FC Barcelona 'Joan Gamper' sports center in Sant Joan Despi, near Barcelona, on June 6, 2018. / AFP PHOTO / PAU BARRENA

Messi, este miércoles, en el entrenamiento de la Selección en Barcelona. (Foto: AFP)

“El diálogo está abierto. Queremos subsanar el problema sin llegar a un litigio”, le dijeron a Clarín desde el edificio de la calle Viamonte.

Un rato antes de la conferencia de prensa que brindó ante los medios argentinos, Claudio Tapia se reunió con Ariel Raber, productor de Comtec, y Alex Ganley, de Torneos.

Raber había aterrizado en la madrugada catalana a bordo de un vuelo relámpago proveniente de Israel. Venía por explicaciones cara a cara y la determinación de reflotar el amistoso que iba a disputarse el sábado en Jerusalén. El presidente de la AFA le explicó que la decisión de no viajar a su país estaba tomada y no había marcha atrás.

“Las amenazas fueron concretas y nadie nos garantizaba la seguridad”, dijeron cerca de Chiqui.

La AFA había cobrado 2 millones de dólares. En Israel los quieren de regreso porque deben responderle a los sponsors. La alternativa de jugar dos amistosos a futuro uno en Israel y otro en la Argentina u otra sede neutral perdió fuerza. Una opción firme es que Torneos le ceda a Comtec la organización de los dos partidos que la Selección tiene en la fecha FIFA de noviembre en cualquier parte del mundo.

La negociación sigue.

Mientras se desarrollaba el cónclave, el lobby se fue transformando en una especie de sala de prensa de una casa de gobierno. Periodistas argentinos, españoles y hasta israelíes, especialmente enviados para cubrir el hecho, esperaban abarrotados un anuncio oficial.

De pronto, la seguridad de la AFA separó a los cronistas argentinos acreditados que cubren esta gira y los llevó hacia el subsuelo del hotel, donde está el salón que los jugadores utilizan para realizar los estiramientos con el preparador físico. Ahí mismo se había improvisado una mesa, una silla y un micrófono de la AFA. Desde arriba se escuchaban los silbidos y las quejas. “¡Esto es sectorismo!”, gritaban los periodistas españoles.

Unos 35 argentinos escucharon allí abajo lo que Tapia tenía para decir sin poder hacer preguntas. “Lo vivido en las últimas 72 horas nos ha llevado a tomar la decisión de no viajar. Mi responsabilidad es la de bregar por la salud, integridad física y la seguridad de toda la delegación”, dijo el directivo, quien le pidió disculpas a los israelíes que tenían entradas (les devolverán el dinero) y a todos los chicos que se habían ilusionado con la posibilidad de ver a Messi.

“No es nada contra la comunidad israelí ni contra la comunidad judía. Espero que todos tomen esta decisión como un aporte a la paz. El fútbol trasciende religiones, trasciende sexos, porque todos juegan al fútbol. Dejamos abierta la posibilidad de hacer acciones juntos en el futuro, en Israel o en otras partes del mundo”, expresó Chiqui, vestido con un saco gris.

Menos de cinco minutos duró su alocución. Las palabras de Tapia pusieron fin a las especulaciones. Y desde ese momento, la efervescencia comenzó a bajar en el búnker albiceleste. El lobby se despobló. Afuera, se acercaron integrantes de la comunidad palestina de Cataluña para agradecer por “Elegir el camino correcto”, como rezaba una camiseta de la Argentina, que dejaron en la recepción junto con una carta dirigida a Messi en señal de agradecimiento.

AP Photo/Manu Fernandez

El mensaje de agradecimiento a los jugadores argentinos por la suspensión del amistoso contra Israel en Jerusalén. (AP Photo/Manu Fernandez)

Y por fin pareció llegar la calma. Es que, desde su llegada a Barcelona, hubo demasiados conflictos alrededor del conjunto nacional. Algunos externos, otros internos. Entre todos colaboraron para crear un ambiente para nada saludable en una concentración para la cita más importante de la pelota número cinco. Que el día libre a falta de tiempo de trabajo, que la foto polémica de Cristian Ansaldi con su mujer en un jacuzzi, que la oficina de prensa del Vaticano anuncia una vista al Papa que ya había sido cancelada previamente... Y el conflicto que se llevó la tensión mayor en las últimas horas: la suspensión del amistoso con Israel que se iba a disputar en Jerusalén este sábado.

Los futbolistas, tal como reconoció Wilfredo Caballero, sintieron que vivieron “un momento incómodo”. Y ahora están tratando de recuperar el foco. Al menos, ya no tendrán en la cabeza la idea de jugar un encuentro que nunca les cerró y desde este jueves volverán a tocar la pelota pensando en Rusia.

Fue otra jornada de locos la que rodeo a la Selección de Messi y compañía. Ahora, la AFA tendrá que ver cómo compensa a la empresa israelí para que la sangre no llegue al río. O a un juzgado internacional.