LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 64

Ayer 157

Esta Semana 682

Este Mes 2164

Total 3665060

Currently are 114 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

 

Jorge Sampaoli, en la práctica matutina del domingo en Barcelona. Fue la última del día. Los jugadores fueron liberados y recién regresarán a practicar este martes. FOTO DPA

Camino a Rusia 2018 - Jorge Sampaoli, en la práctica matutina del domingo en Barcelona. Fue la última del día. Los jugadores fueron liberados y recién regresarán a practicar este martes.

Fuente:Diario Clarín On Line
Nahuel Lanzillotta

Nahuel Lanzillota

El DT viene pidiendo tiempo para trabajar, pero sorprendió liberando al plantel durante una jornada completa. Aquí están las dudas externas y las razones del técnico...
La lluvia no daba tregua en una tarde más otoñal que de primavera en la nunca fea Barcelona. Uno. Dos. Bastantes nenes vestidos de Lionel Messi miraban hacia las ventanas vidriadas del Hotel Sofía con la inocencia de ver a su ídolo asomarse. Pero Messi a esa hora, las 17 de España, ya no estaba en el interior del búnker de la Selección. Se había ido antes junto con varios de sus compañeros a festejar el cumpleaños de Sergio Agüero en algún lugar de la ciudad catalana. Claro, los 23 futbolistas argentinos habían sido liberados por Jorge Sampaoli tras el entrenamiento de la mañana dominguera y luego de recibir la visita del embajador Ramón Puerta. El free pass incluye también todo el lunes. Igual anoche todos volvieron a dormir al hotel de la Selección. Habrá que ver si hoy de nuevo deciden aprovechar para salir.El cuerpo técnico definió sobre la marcha cambiar la rutina establecida en el cronograma original y darle un día íntegro de descanso al plantel, que volverá a practicar recién el martes en horario matutino. La noticia causó sorpresa en la prensa que forma parte de la cobertura aquí en Barcelona, pero hizo mucho más ruido del otro lado del Atlántico. ¿Se pierde tiempo valioso de trabajo a tan sólo 12 días del estreno mundialista ante Islandia en Moscú? ¿El equipo va a jugar peor o mejor por tener una jornada sin entrenamientos?

Son los propios protagonistas los que dicen en cada nota que el tiempo de preparación para formar un equipo sólido y afianzar la idea del entrenador no es mucho por una cuestión de calendario. Sampaoli asumió con una Selección en una situación límite, con cuatro partidos claves por Eliminatorias que afrontar para lograr la clasificación al Mundial. En un manojo de meses tuvo que hacer mucho y se consiguió el objetivo, aunque es cierto que la Argentina siempre estuvo en deuda con su juego.

"Se necesita más tiempo para mejorar", es una frase que sale de la boca de varios jugadores y hasta del propio Sampaoli en conferencias de prensa. Si hasta se canceló un viaje relámpago al Vaticano (iba a realizarse en estos días) para visitar al Papa Francisco con la excusa lógica y razonable de que así no se estaría priorizando la preparación.

Para colmo, la estadía en la ciudad de Gaudí se acortó al incluirse el amistoso del sábado ante Israel en Jerusalén. Más: la delegación deberá partir de aquí el jueves ya que está previsto que el viernes por la tarde se realice una visita al Muro de los Lamentos. Sabido es que el cuerpo técnico prefería organizar un amistoso sin tener que trasladarse. Pero desde la AFA fueron en otra dirección. ¿Por qué entonces perder un día de ensayo?

Según el cronograma que la AFA publicó la semana pasada en su sitio web oficial, estaba diagramado que este lunes el entrenamiento sería en doble turno. Después de los primeros movimientos en Barcelona, se informó que solamente habría práctica vespertina ese día. Sin embargo, este domingo volvieron a modificar lo planificado para extirpar la sesión de la tarde y así otorgarles a los futbolistas 24 horas enteras de relax.

"Las planificaciones absolutas no existen", suele recitar Sampa entre sus íntimos. El DT albiceleste es de la idea de que todo va mutando en todo momento y que en varias ocasiones se diagrama sobre lo que se percibe. Esta puede ser la razón, o al menos una de ellas, a su personalidad tan cambiante. "Hay veces que en el mismo día hasta hay que cambiar lo que se había pensado hacer en una práctica porque el jugador no es una máquina que se levanta siempre igual", explican con convicción desde su entorno.

Según pudo averiguar Clarín, el preparador físico, Jorge Desio, le venía advirtiendo a Sampaoli ya hace unos días que las cargas en los ensayos estaban siendo elevadas y los riesgos de lesiones musculares, por consecuencia, comenzaban a amenazar. La preparación de la Argentina no se inició en Barcelona; el 14 de mayo arrancó la actividad en Ezeiza con los primeros que fueron llegando hasta completar las lista de 23, que este martes quedará oficializada por FIFA, al igual que la de todas las selecciones participantes en Rusia 2018. "España y Alemania, por caso, empezaron el 28 de mayo", se escudan desde el búnker albiceleste en Cataluña. Es tan cierto como que la Selección necesita mucho más tiempo de trabajo que esos equipos que ya saben a qué juegan. "Sí, pero también es necesario evitar lesiones", contestan desde el Hotel Sofía.

"Hay jugadores nuestros que acumularon entre 50 y 60 partidos en la última temporada. Nosotros optamos por un trabajo de alta intensidad. Y hay que cuidar a los jugadores porque sobrepasarlos puede llevar a desgarros", le remarca a este diario la misma fuente. Y, claro, una lesión de ese estilo que lleva al menos 21 días de recuperación significaría perder un soldado valioso a esta altura. Y Sampaoli no quiere sobresaltos.

En el cuerpo técnico argentino hay tranquilidad y seguridad. "Llevamos 21 prácticas, incluido el partido con Haití, con apenas dos días de descanso y uno de esos días se usó para viajar hacia acá. El de ahora es el tercero. Ah, y se hicieron tres dobles turnos en las últimas dos semanas...", le bajan la intensidad a una polémica que se instaló en Buenos Aires y que aquí, en tierras catalanas, no preocupa demasiado.