LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

 
 
 

Visitantes

Hoy 135

Ayer 183

Esta Semana 511

Este Mes 2165

Total 3672209

Currently are 232 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

Clima Joaquín V. González

 

 

Con el objetivo de evitar casos de rickettsiosis la coordinación de Epidemiología de la Provincia aconsejó poner en práctica determinadas medidas para prevenir la propagación de la enfermedad.

Los registros de vigilancia epidemiológica reportan solo dos casos confirmados para la enfermedad en lo que va del año. Ambos pacientes –uno de 25 años oriundo de Las Lajitas y otro de 12 meses residente en El Galpón- se encuentran bajo tratamiento y evolucionando favorablemente.

La rickettsiosis o rickettsia es una enfermedad bacteriana caracterizada por fiebre y lesiones en la piel. La transmisión se produce por la picadura de garrapatas infectadas que se adhieren a la piel.

A su vez, la garrapata adquiere la bacteria cuando picó a mamíferos silvestres también infectados por la bacteria. Para que el hombre se contagie de rickettsiosis la garrapata debe estar adherida al cuerpo por al menos seis horas.

Para prevenir las picaduras de este insecto, y evitar la propagación de la enfermedad se aconseja:

  • Mantener desmalezado el domicilio, ya que las garrapatas se agrupan en conjunto en las hojas de los pastos
  • Usar repelente, incluyendo el rociado en toda la ropa.
  • Utilizar vestimenta ajustada en los extremos para evitar el ingreso del arágnido.
  • Revisar frecuentemente el cuerpo para remover de forma adecuada las garrapatas adheridas a la piel.
  • Tomar medidas de precaución cuando se ingrese al hábitat de las garrapatas por razones laborales o de recreación.

Cabe aclarar que es importante acudir oportunamente al médico ante la aparición de los primeros síntomas como fiebre y erupciones rojizas en la piel.

En caso de observar la presencia de una garrapata, es importante retirarla con pinzas o guantes (con movimientos suaves y constantes), e inmediatamente después de retirarla, lavar con agua y jabón la zona.