LRK 350 FM La Esperanza 100.1Mhz

"Nuestro norte es el sur"..., de Salta para el mundo || S.I.L.E. Servicio Infomativo FM La Esperanza

Visitantes

Hoy 93

Ayer 136

Esta Semana 621

Este Mes 2395

Total 3668863

Currently are 138 guests and no members online

Kubik-Rubik Joomla! Extensions

Clima Joaquín V. González

 

 

Todo varón mayor de edad puede acceder a esta cirugía sencilla y efectiva como método permanente de planificación familiar, ya que no altera la capacidad sexual y evita embarazos. Los turnos deben solicitarse a la línea gratuita 148.

A partir del martes 10, los varones mayores de 18 años podrán solicitar turno para acceder a vasectomía gratuita en el hospital San Bernardo. La práctica quirúrgica se realizará en el servicio de Urología del nosocomio y los turnos se otorgan a través de la Línea de Atención Ciudadana 148.

La vasectomía es un método quirúrgico sencillo, al que pueden acceder los varones para evitar embarazar a una mujer. Consiste en el bloqueo permanente de los conductos que transportan el esperma, con lo que se asegura que una relación sexual no provoque inseminación debido a que el líquido seminal no contiene espermatozoides.

Esta cirugía se denomina vasectomía porque lo que se bloquea dentro del escroto son los conductos deferentes, llamados vas deferens en latín. Con este método no se afectan los testículos ni la producción de hormonas, por lo que no disminuye el deseo sexual, no se pierde la capacidad de erección ni se alteran las relaciones sexuales.

La Ley Nº 26.130, de contracepción quirúrgica, garantiza a todo varón mayor de edad el derecho a realizarse la vasectomía gratuita en los servicios del sistema público de salud, de la misma manera que a las mujeres la ligadura de trompas, para lo cual deben otorgar su consentimiento informado.

Para solicitar estas prácticas, no se requiere consentimiento del cónyuge o conviviente ni autorización judicial, salvo que se trate de una persona declarada judicialmente incapaz, en cuyo caso su representante legal debe solicitar la autorización judicial. La existencia o no de un certificado de discapacidad no tiene efecto jurídico alguno en relación a la autonomía de la persona para decidir por sí misma.